Los secretos del pachuli

Los secretos del pachuli

El pachuli es sin duda una de las plantas aromáticas más peculiares, muy apreciada en el mundo de la perfumería por su intensa fragancia y su perdurabilidad, utilizada desde hace siglos como planta aromática y medicinal. No es madera pero tiene un toque amaderado, huele a tierra, a natural, por lo que para muchas personas es un aroma de conexión con la fuerza y la potencia de la naturaleza. Hoy descubrimos todos estos secretos del pachuli.

¿Qué es el pachuli?

La planta de pachuli, patchouli o pachulí (Pogostemon cablin) es una hierba arbustífera de la familia de la menta procedente de Indonesia, propia de climas templados y húmedos. Crece hasta los 60 o 90cm de altura, y sus flores rosa-violáceas son muy fragantes. Pero a pesar de ello, lo que se utiliza para extraer el aceite esencial son sus hojas verdes y dentadas.

Historia del pachuli

El pachuli es de origen indonesio, y era utilizado en la antigüedad por los mercaderes de seda, que envolvían sus telas en hojas secas de pachuli para evitar que las dañaran las polillas. Eran telas delicadas y suntuosas que viajaban de país en país del este y que quedaban aromatizadas por esta planta, por lo que con el tiempo ese olor quedó firmemente vinculado con el lujo y la calidad.

En siglos posteriores fue ampliándose su uso en otros campos, como la cosmética o la medicina natural, pero fue a mitad del siglo XX cuando se popularizó enormemente su uso, especialmente en el sector de la perfumería. Desde entonces, es una nota habitual en muchos perfumes.

¿Por qué su aroma es tan especial? ¿A qué huele?

El principal componente químico del aceite de pachuli es el pachulol, que le otorga ese aroma amaderado, leñoso, terroso, alcanforado. Recuerda al aroma del almizcle, y se le pueden encontrar matices de tabaco y cacao. Suele ser definido como un aroma exótico y oriental, tanto por su aroma como por el origen de su uso.

En perfumería es muy apreciado por su capacidad para fijar el olor en la piel, permaneciendo así la fragancia durante más tiempo. Por eso suele formar parte de las notas bajas de los perfumes. 

Ofrece cuerpo y personalidad, riqueza y complejidad a los perfumes, y combina a la perfección con otros aceites florales, consiguiendo en su fusión un aroma dulce y envolvente.

Propiedades cosméticas y medicinales

Además de ser un potente aromatizador, el pachuli tiene muchos beneficios a nivel cosmético y medicinal. Es antiséptico, desinfectante, antiinflamatorio, cicatrizante, regenerador celular, diurético, afrodisíaco, antidepresivo, sedante para el sistema nervioso.

En el cuidado de la piel, se ha utilizado para tratar eccemas, dermatitis, estrías, arrugas… cualquier afección en la textura de la piel al ser un gran regenerador celular. Es perfecto por ello para pieles secas, maduras y dañadas, pero también para pieles grasas y con acné, ya que es un buen desinfectante y ayuda a regular y recuperar el equilibrio en la piel.

Por esta función antiséptica y desinfectante, también es utilizado en champús para cabellos grasos o con caspa, y en productos para la higiene bucal. En países orientales, como Malasia, China, India y Japón, se usa desde hace siglos como remedio ante picaduras de insectos y mordeduras de serpientes.

Efecto calmante y estimulante a la vez

Sus beneficios medicinales incluyen también el plano psicológico, siendo muy usado en aromaterapia por ejercer una doble función de equilibrio emocional. Su principal función es antidepresiva, consigue una atmósfera que ayuda a calmar la angustia, la negatividad, la tristeza e incluso la ira y la rabia. Podríamos decir por tanto que resulta calmante, sedante, pero no por ello deja el ánimo por los suelos.

La energía del pachuli invita a la reflexión y a la concentración, a superar episodios negativos y convertirlos en algo positivo y energético, incitando a la acción desde la serenidad. Es por ello que, tras calmar el ánimo consigue estimular y revitalizar, siendo uno de los afrodisíacos más conocidos.

Una experiencia completa

La presencia del pachuli en nuestro Aceite corporal de pachuli y nuez moscada 100% BIO es clave para conseguir una fórmula nutritiva, reparadora, envolvente y estimulante. Junto con la nuez moscada, que es un potente estimulante y cardiotónico, consigue aportar esa experiencia sensorial completa, un equilibrio emocional que primero calma y después estimula. De ahí que sea conocido como un aceite sensual y afrodisíaco, que podemos utilizar libremente en nuestra intimidad, solos o en pareja, dado que es 100% natural y seguro.

Los aceites vegetales presentes en la fórmula, de oliva virgen extra, de almendras dulces, de girasol y de sésamo, consiguen una textura suave y nutritiva que deja la piel sedosa, confortable, aportándonos todo un momento de bienestar a nivel físico y emocional.

Publicado el : 04/08/2020 13:00:00

Entradas relacionadas

Al suscribirte a nuestra newsletter aceptas que procesemos tu información de acuerdo con nuestra política de privacidad y protección de datos