Cómo diferenciar aceites vegetales y aceites esenciales


Cómo diferenciar aceites vegetales y aceites esenciales

Cómo diferenciar aceites vegetales y aceites esenciales

Los aceites vegetales y esenciales son la base de la cosmética natural ecológica de MATARRANIA, ya que son sustancias orgánicas procedentes de plantas muy afines a nuestra piel y que aportan numerosos beneficios. Pero hay mucha confusión entre ambos tipos de aceites, por lo que vamos a explicar en profundidad sus diferencias y sus similitudes.

En común tienen su naturaleza lipídica, es decir, son sustancias grasas que se pueden combinar entre sí porque son liposolubles (solubles en grasas). Por contra, no son hidrosolubles (solubles en agua) y por su menor densidad flotan sobre ella.

La principal diferencia entre ambos radica en su composición química, que se ve afectada por su origen (parte o tipo de la planta) y por el método de extracción.

Aceites vegetales

Los aceites vegetales son sustancias extraídas de las partes grasas de las plantas, ya sea del fruto (oliva, coco, argán...) o bien de la semilla (girasol, soja, lino...). Están formados por ácidos grasos naturales, vitaminas, antioxidantes y oligoelementos, que ayudan a conservar el manto hidrolipídico de nuestra piel, evitando la pérdida de agua y manteniendo su estado de hidratación natural.

Se extraen principalmente a través de un sistema de prensado, cuyo procedimiento determina la calidad del aceite obtenido. La extracción mediante prensado en frío es la única forma de obtención que garantiza la conservación de todas sus propiedades intactas. Es un modo de extracción exclusivamente mecánico realizado a baja temperatura.

Hay otros métodos de extracción mediante calor, disolventes u otros procesos químicos que ofrecen una producción mucho mayor, pero que eliminan del producto final muchos de sus beneficios y propiedades naturales.

Otro tipo distinto de aceite es el oleato, obtenido con la maceración de un aceite vegetal en una o varias plantas. Así, el oleato de lavanda es el resultado de macerar aceite de oliva o de girasol en flores de lavanda durante un número determinado de días para filtrarlo después.

Los aceites vegetales pueden aplicarse directamente sobre la piel. En su uso cosmético, nos aportan hidratación, nutrición y protección. Son potentes regeneradores celulares, ayudando a combatir los radicales libres causantes del envejecimiento prematuro. Se utilizan en la elaboración de jabones, cremas y aceites de masajes, sirviendo como aceites base en los que se diluyen los aceites esenciales.

Ejemplos de algunos aceites vegetales: oliva, girasol, almendras dulces, sésamo, rosa mosqueta, argán, germen de trigo, huesos de albaricoque, avellana, coco, borraja, onagra, macadamia...

Aceites esenciales

Los aceites esenciales son compuestos aromáticos de origen natural, sustancias volátiles obtenidas principalmente por la destilación por corriente de vapor de la esencia secretada de las plantas aromáticas, pudiendo extraerse esa esencia de diversas partes de la planta (flores, hojas, raíces, tallos o frutos). El resultado de la destilación es un líquido de aspecto oleoso que conserva el aroma y las propiedades terapéuticas de la planta de la que proceden. También es posible la extracción por presión, solo en el caso de los cítricos.

Hay multitud de aceites esenciales, cada uno con características y propiedades particulares: son calmantes, tonificantes, antiinflamatorios, antisépticos, antivíricos, antibacterianos, antioxidantes, antiradicales, regeneradores celulares, inmunoestimuladores, estabilizadores emocionales y mejoran la circulación sanguínea y linfática.

Esas propiedades son altamente beneficiosas para nuestro organismo, pero en caso usarse a través de la ingesta, deben ser siempre recomendados y dosificados por profesionales cualificados.

También para su utilización en aromaterapia se requieren ciertas precauciones de uso y conocimientos sobre la materia. Como vimos en el post sobre la aromaterapia, los aceites esenciales al ser sustancias olorosas actúan sobre los planos sutiles, ejerciendo una labor terapéutica, curativa o preventiva sobre cuerpo y mente.

En cuanto a su uso externo, debemos tener siempre presente que los aceites esenciales no deben usarse directamente sobre la piel, ya que se trata de sustancias muy concentradas que podrían provocar irritaciones. Para su uso cosmético deben diluirse en un aceite vegetal (aceite base, portador o vehículo) y en porcentajes muy bajos, dependiendo también del uso que se le vaya a dar.

Ejemplos de algunos aceites esenciales: eucalipto, lavanda, árbol de té, citronela, rosa damascena, romero, limón...,

¿Cómo diferenciar un aceite vegetal y esencial de calidad?

Para elegir un aceite vegetal o esencial de calidad debemos tener en cuenta estos dos factores:

  • El sistema de extracción utilizado, que sea por presión en caso de los aceites vegetales y por extracción al vapor en el caso de los aceites esenciales, tal y como hemos mencionado anteriormente.

  • El origen del cultivo. Los aceites vegetales y esenciales procedentes de cultivo ecológico nos garantizan que ni en su cultivo ni en su extracción se han utilizado productos químicos sintéticos perjudiciales para la salud y para el medio ambiente, que además alteran su pureza y sus propiedades naturales. El sello de certificación ecológico avala el cumplimiento de estos criterios.

Publicado el : 02/03/2018 13:19:08