¿Qué es la piel sensible y cómo cuidarla?

¿Qué es la piel sensible y cómo cuidarla?

Para cuidar la piel sensible debemos prestar atención a todos los factores externos que nos rodean, así como a los productos cosméticos que usamos. En el caso del rostro, la piel sensible sufre en mayor medida ante la situación climática y su continua exposición. Es importante adoptar una rutina de cuidados específica que evite reacciones como picor, enrojecimiento, sequedad, eczemas… Pero también es muy relevante conocer el problema al que nos enfrentamos y distinguir qué tipo de piel sensible tenemos.

Piel sensible, dermatitis, piel atópica y alergia: cómo reconocer la piel sensible

En torno a la piel sensible hay varios conceptos que a veces pueden llevar a confusión, porque son términos que van muy enlazados. La piel sensible, en general, es un tipo de piel que reacciona de determinada manera a una determinada situación, siendo muy delicada ante agentes externos o determinadas sustancias. 

Todas las personas con dermatitis o piel atópica tienen la piel sensible, pero no todas las pieles sensibles son atópicas, por ejemplo. La piel de una mamá embarazada, debido a sus cambios hormonales, o la de un bebé, debido a su falta de defensas, son pieles sensibles de manera puntual sin que ello signifique que sufren un problema dermatológico.

La dermatitis como tal es una inflamación o irritación de la piel, y puede darse de forma puntual o ser crónica, y tener diferentes causas según su tipología. La dermatitis se presenta también de muy diversas formas, siendo la más habitual comezón y sequedad, pudiendo presentarse además sarpullido, eczema, descamación, costra, ampollas, caspa… La dermatitis atópica es una de estas variantes, de la que hablamos en detalle en este post.

En cuanto a las alergias, una persona con alergia puede que no tenga piel sensible, sino que solo reacciona a determinados componentes que incluso pueden ser muy apropiados para pieles sensibles. Un ejemplo es el aceite de almendras, uno de los más recomendables para pieles delicadas pero que a un alérgico a los frutos secos le puede provocar una reacción muy grave. No obstante, hay personas alérgicas cuya piel se ha sensibilizado en extremo y aúnan ambos problemas: alergia y piel sensible.

Qué ingredientes evitar en pieles sensibles

Lo ideal para una piel sensible es evitar cualquier tipo de sustancia química sintética, ya que estas sustancias contienen componentes que dificultan la función fisiológica normal de las pieles con problemas de intolerancia, alergia o excesiva sequedad. Pero sobre todo hay que descartar los conocidos ingredientes potencialmente peligrosos para la piel y la salud, de los que hablamos hace un tiempo en el blog.

“Una piel sensible debe evitar sustancias químicas sintéticas como los aceites minerales, los parabenos, las siliconas, las aminas, los fenoles, los sulfatos, los perfumes sintéticos, los protectores solares químicos…”

Es muy recomendable utilizar solo productos naturales y afines a la piel para que esta los tolere sin provocar reacciones. Incluso así, se debe prestar atención también a los ingredientes de origen natural, ya que algunos de ellos contienen componentes que pueden provocar irritaciones en una piel muy sensible, como algunos alcoholes de origen vegetal o los aceites esenciales

MATARRANIA, amiga de las pieles sensibles

Toda la cosmética de MATARRANIA está libre de sustancias químicas sintéticas, siendo el 100% de sus ingredientes de origen natural y ecológico. Eso garantiza una mejor asimilación del producto en la piel, debido a su mayor afinidad, así como una nutrición real y duradera que evita situaciones de sequedad y comienzos de reacciones dérmicas.

No obstante, como comentábamos anteriormente, hay ingredientes que por muy puros, naturales y ecológicos que sean pueden alterar la piel sensible. Por eso en MATARRANIA disponemos de una línea específica para las pieles más sensibles, libre de aceites esenciales para ofrecer una solución eficaz y segura. Sus ingredientes, además, han sido escogidos por sus propiedades emolientes, suavizantes, regenerantes y nutritivos.

Rutina apropiada para la piel sensible

De la cosmética bio de MATARRANIA, recomendamos la siguiente rutina para cuidar el rostro de piel sensible, a seguir tanto por la mañana como por la noche.

  • Limpiar la piel con el Jabón neutro, que limpia sin resecar gracias a la sobresaturación en aceite de oliva, único ingrediente en esta rica fórmula.

  • Tonificar con el Tónico suave de rosas, que regula el pH, relaja y descongestiona la piel además de asegurar un correcto nivel de hidratación. 

  • Nutrir con el Contorno de ojos y la Hidratante nutritiva piel sensible, a base de ingredientes emolientes y calmantes que nutren en profundidad, regeneran y protegen la piel.

En caso de necesitar una mayor dosis de nutrición o de comenzar a tratar las líneas de expresión, recomendamos añadir a la rutina nocturna unas gotas del Aceite de rosa mosqueta enriquecido, utilizándolo como serum facial entre la aplicación del tónico y de la crema.

Publicado el : 07/01/2020 12:30:00

Entradas relacionadas

Al suscribirte a nuestra newsletter aceptas que procesemos tu información de acuerdo con nuestra política de privacidad y protección de datos