Claves para proteger la piel del sol

Claves para proteger la piel del sol

Ahora que empieza el buen tiempo recibimos frecuentes consultas sobre cómo proteger la piel del sol y si nuestros productos llevan factor solar. Sobre este tema creemos que es necesario explicar ciertos conceptos para poder entender en conjunto tanto los efectos de los rayos solares como las medidas que debemos tomar.

¿Por qué es tan importante proteger la piel del sol?
El sol emite una radiación ultravioleta que es capaz de provocar daños al ser humano. Estos rayos ultravioleta (UV) son de tres tipos: A, B y C.

- Los rayos UVC son los más perjudiciales para la vida humana, pero son absorbidos por el oxígeno y el ozono de la atmósfera, por lo que no llegan a la superficie terrestre.

- Los rayos UVB son parcialmente absorbidos por el ozono, llegan a la superficie en un porcentaje mínimo. Sobre nuestra piel, llega solo hasta la epidermis, pudiendo causar daños superficiales como quemaduras y ampollas. Sin embargo, la absorción moderada de estos rayos permite la síntesis de la vitamina D, necesaria para absorber el calcio.

- Los rayos UVA son los que llegan más directos y los que más absorbemos, por tanto son los que más daño pueden provocarnos en las capas más internas de la piel: son alergénicos, envejecen la piel, dañan los ojos y pueden provocar cáncer de piel.

Los efectos negativos de estas radiaciones pueden aparecer poco después de la exposición solar o incluso años más tarde, ya que la piel va acumulando esas dosis de rayos solares. Comúnmente se dice que la piel tiene memoria, que no olvida, y así es.

¿Cómo debo proteger mi piel?
La piel tiene sus propios recursos para hacer frente a estos rayos perjudiciales. La melanina constituye el principal factor de protección de que dispone nuestra piel, absorbiendo la radiación. La exposición solar estimula su producción y ello se traduce en bronceado, que hace frente a las quemaduras solares. Pero no todos toleramos la radiación de igual, ni la melanina es suficiente para evitar el daño interno en la piel ante exposiciones prolongadas.

Para ello contamos con filtros solares, que ayudan a evitar que la radiación penetre en la piel. Estos filtros actúan fundamentalmente de dos formas, desviando la radiación o absorbiéndola; y según su composición se les clasifica en dos grupos: 

  • Filtros químicos. Son moléculas que absorben la radiación solar UV y la transforman, alterando su estructura molecular. Estos cambios pueden modificar su estructura química, de modo que a veces producen dermatitis de contacto. Son los más difundidos en el mercado porque son transparentes, no manchan la ropa y necesitan una capa de aplicación de menor grosor. Pero por su formulación y sus posibles reacciones en la piel nosotros no los recomendamos.
  • Filtros físicos. Actúan desviando o reflejando la radiación solar, formando una barrera opaca a modo de pequeños espejos que desvían la luz. Su espectro de actuación es más amplio, de manera que proporcionan protección frente a los UVA, UVB, luz visible e infrarrojos. Son partículas minerales que necesitan una capa de aplicación gruesa y pueden dejar un tono blanquecino, aunque cada día se elaboran nuevas composiciones más prácticas y agradables al uso. Normalmente no originan reacciones de tipo alérgico o irritativo, por ese motivo recomendamos este tipo de filtros en base de óxido de zinc y sin nanopartículas (ya que éstas pueden ser absorbidas por la piel y producir reacción, además de ser altamente contaminantes para el planeta).

No olvidemos además el factor de protección más sencillo y tradicional: la ropa. Podemos proteger la piel con pantalones, camisas, sombreros o gorras, además de buscar elementos que nos den buena sombra.

¿Los productos de MATARRANIA protegen del sol?
La cosmética de MATARRANIA no contiene factor de protección solar (SPF o FPS). Aunque sí contiene ingredientes que ejercen una leve protección solar natural, como la manteca de karité o el aceite de sésamo, presentes en nuestras cremas faciales.

Durante los meses de invierno, cuando la luz del sol no es ni muy directa ni muy intensa, estos ingredientes nos ayudan a proteger la piel en el día a día. Para ir de casa al trabajo, por ejemplo, puedes utilizar nuestras cremas sin aplicar después protector solar. Ya cuando la radiación es más directa, cuando se preveen largas exposiciones al sol o en caso de estar en determinadas circunstancias (factores hormonales, tratamientos químicos, uso de ingredientes fotosensibles), siempre recomendamos un protector solar tras aplicar la crema facial.

¿Qué son los ingredientes fotosensibles?
Son ingredientes que por su composición reaccionan a la luz, pudiendo producir cambios en la piel, como manchas. Estos ingredientes deben evitarse si vas a exponer la piel al sol. En la cosmética de MATARRANIA están presentes en los siguientes productos:
- Aceite hidratante corporal de limón, naranja y mandarina, que contiene aceites esenciales de limón, naranja y mandarina.
- Aceite hidratante corporal anticelulítico y reafirmante, que contiene aceites esenciales de limón y pomelo.
- Aceite enriquecido de rosa mosqueta, que contiene un 95% de aceite de rosa mosqueta.
- Serum regenerador y reafirmante piel madura, que contiene un 95% de aceite de rosa mosqueta.
- Bálsamo reparador de hipérico, que contiene extracto de hipérico.
- Culito sano, que contiene extracto de hipérico.

Publicado el : 09/04/2019 12:00:00