Semillas caprichosas: aquí germino, aquí no. - MATARRANIA


Semillas caprichosas: aquí germino, aquí no.

Semillas caprichosas: aquí germino, aquí no.

Es el trabajo con la tierra la que no me desapega de lo que realmente estamos haciendo en MATARRANIA: recoger frutos de la naturaleza y ofrecerlos para el bienestar y la salud

A veces, metidas en la oficina delante del ordenador, gestionando pedidos, rellenando formularios de calidad y etiquetando, perdemos un poco el origen de todo esto, y el campo me devuelve el recuerdo de nuestros (cercanos) antepasados, de lo importante que es trabajar (y cuidar) la tierra para obtener el alimento de cada día, las plantas que nos sanan y el placer de respirar aire.

La primavera me encanta porque es cuando más trabajo hay en el campo, voy a recolectar las plantas para preparar los extractos vegetales, preparamos la tierra, hacemos trabajos de siembra... Este año hemos sembrado hipérico, esa preciosa planta que ofrece tantos beneficios para la piel. David al tractor y yo con mis hijos a la siembra. El hipérico tiene una gran cantidad de semilla, pero es minúscula y al parecer, caprichosa, osea, que germina donde le da la gana. Ya nos lo tienen avisado unos amigos del Matarraña que hace años intentaron su siembra... pones la semilla aquí y te sale allá. En la punta del bancal sale apretujada, y no sale nada en el resto del bancal...

 

 

Vamos a probarlo. Nosotras hemos hecho unas lineas de siembra, más que nada para que luego sea más fácil el mantenimiento de las "malas hierbas" (que noson malas, pobres, solo que no salen donde nosotros queremos que salgan...) y a ver qué pasa. Para sembrar el hipérico hemos usado la planta seca que recolectamos el año pasado, ya granada (con su semilla) y es tremendamente resinosa. Fijaos cómo han quedado las manos tras la siembra... NEGRAS de resina! Ahí lanzo el reto de extraer de la semilla su aceite, que de bien seguro tiene buenas propiedades, pero que francamente, desconozco.

 

 

Y para qué el hipérico? Para nuestro alquimico Bálsamo reparador de hipérico, con ancestros de beneficios para las pieles con quemaduras, golpes, picaduras de insecto, y más recientemente, pero con igual beneficio, para pieles atópicas y con dermatitis. Y para nuestro mimado Culito sano, la crema de pañal ecológica, 100% natural y nacional, con la que cuidamos la delicada piel de los bebés. ¡Casi nada!

  

Publicado el : 20/05/2016 11:04:09