Rosa en positivo acompaña a personas con cáncer en sus necesidades estéticas

Rosa en positivo acompaña a personas con cáncer en sus necesidades estéticas

Hace 14 años el cáncer se presentó sin avisar y arrasando en la vida de Ana Cris. Además de tener que hacer frente a una durísima enfermedad, se dio cuenta de que se le presentaban otras necesidades físicas y estéticas: caída del pelo, de las cejas, hipersensibilidad en la piel… Los pacientes oncológicos también tienen que lidiar con una serie de situaciones que les afectan psicológicamente, mucho más de lo que pensamos. Cuando Ana Cris se tuvo que hacer cargo de esta situación viajó hasta Madrid para visitar empresas especializadas que le dieran una solución estética a algunas de sus nuevas necesidades.

Ahí es cuando se dio cuenta de que no sabía cuándo ni cómo, pero empezó a germinar en su cabeza un proyecto empresarial para ayudar a personas que como ella estaban pasando por esa situación en Zaragoza, donde no había nada parecido. Totalmente recuperada y con más fuerza que nunca, Ana Cris inauguró Rosa en Positivo en 2018, en el centro de Zaragoza. Un centro especializado y único para el paciente oncológico donde se facilita el cubrir las necesidades estéticas que podemos encontrar a lo largo de esta enfermedad. “Cuando estás pasando por este proceso no te apetece mucho ir de compras y cuanto más fácil, mejor”, apunta la emprendedora. 

Rosa en positivo Zaragoza

Lo genuino de Rosa en positivo se palpa y se siente a los pocos minutos de hablar con Ana Cris. Tanto es así que justo hace unas semanas ha ganado un premio a nivel nacional organizado por el colectivo ‘Malas Madres’ e ‘Ikea’ en el que elegían un solo negocio en toda España para redecorar de arriba a abajo todo el local.

En Rosa en Positivo encontramos:

  • Postizos: pelucas, turbantes y pañuelos de fibras naturales porque es muy importante para los pacientes utilizar materiales que sean sensibles con su piel, tan delicada en estos momentos de la enfermedad. 

  • Moda: ropa de baño, ropa interior, camisetas… ropa que podríamos encontrar en cualquier otra tienda, la diferencia esta que han sido diseñadas para que se pueda añadir una prótesis en los casos de las mujeres que están operadas de mastectomía. 

  • Cosmética natural: la mejor solución para cuidar la piel de las pacientes mientras están en tratamiento.

“Existen en el mercado marcas de cosmética especialmente elaboradas para los pacientes oncológicos, pero a veces se quedan cortas en cuanto a gama. Por eso opté por ampliar las marcas de la tienda, así es como conocí Matarrania. Quería introducir cosmética que abarcara a todas las pieles y las cuidara por igual, pero evidentemente que protegiera la piel que está pasando por el proceso del cáncer”, nos cuenta. 

Más que una tienda, Rosa en Positivo es un punto de encuentro en torno al cual se ha empezado a crear una comunidad que teje redes de apoyo. "Pasas por momentos muy difíciles y mentalmente es muy duro, por eso queremos ayudar en todo lo posible a quitar un poquito esa carga mental. Además, hemos comprobado que es más fácil hablar y abrirte a una persona que está pasando por lo mismo que tú aunque apenas la conozcas", nos desvela Ana Cris.

Estética oncológica Rosa en Positivo

Para fomentar estos contactos, Rosa en positivo ya está organizando nuevos talleres, precisamente comienza con uno de cosmética para explicar en profundidad cómo se utilizan los productos, ver las necesidades de cada piel y enseñar rutinas de cuidados faciales. “Lo bueno es que a este tipo de talleres pueden venir todo tipo de personas, pacientes oncológicos o no. Al final se trata de crear un hábito de cuidado de la dermis. En el caso de Rosa en Positivo puede ser el inicio de una rutina que aplicar para toda la vida. La piel cambia con el paso de tiempo y con los procesos a los que la sometemos como puede ser la radiación o la quimioterapia en este caso”, comenta la emprendedora. 

Cuando le preguntamos a Ana Cris qué le diría a alguien que esté actualmente combatiendo un cáncer, nos da 3 maravillosos consejos:

  1. Trasladar todas las dudas al oncólogo. La persona que mejor está en disposición de aconsejar y dar pautas médicas es un especialista. Aunque el entorno familiar y de amistades tenga la buena intención de ayudar, es necesario escuchar a tu médico y confiar en él.

  2. Hacer una vida lo más normal posible, en la medida en la que el tratamiento lo permita. Establecer unas rutinas normales, salir, incluso trabajar si es lo que apetece, porque lo peor de todo es quedarse en casa pensando en tu enfermedad.

  3. ¡Vivir la vida! El Covid nos ha demostrado que la vida se escapa, para las personas con cáncer y para las personas sanas. De un día para otro, todo puede cambiar.

¡Síguela para no perderte nada!

Publicado el : 23/09/2021 11:51:46