Razones para apostar por el pequeño comercio

Razones para apostar por el pequeño comercio

Desde MATARRANIA siempre hemos apostado y defendido la compra local por ser una elección con la que apoyar a negocios pequeños, familiares y artesanales, como este proyecto, y por ser una elección sostenible al minimizar el coste medioambiental de trayectos y envíos. Pero en estos momentos, lamentablemente, hay una necesidad más imperiosa para apoyar al pequeño comercio: la superviviencia de una estructura social y económica que ha crecido gracias a ellos.

Los pequeños negocios y los pequeños comercios hemos sufrido el impacto de los dos meses de inactividad o de actividad ralentizada que ha supuesto el Estado de alarma por la pandemia COVID-19. Y es ahora, cuando empieza a plantearse la vuelta paulatina a la normalidad, cuando debemos plantearnos nuestra forma de consumo para decidir qué sociedad queremos.

Por qué apostar por un consumo local

Hay muchos motivos por los que elegir la tienda de barrio o la pequeña tienda online antes que grandes plataformas comerciales, y aunque generalicemos en el concepto tienda, es extensible a todo tipo de servicios. Los pequeños comercios quizá no puedan ofrecer grandes descuentos, precios competitivos y ofertas atractivas, pero ofrecen otras ventajas que pueden equipararse e incluso ser más importantes desde el aspecto social y humano.

1. Se promueve la economía local, y su prosperidad recae en ti. Es una fórmula para contribuir a la recuperación local, un concepto que plantea que el dinero que invertimos en los negocios de nuestro barrio sigue circulando por el mismo, contribuyendo a la prosperidad económica de nuestro entorno más próximo. De esa forma crece el estado de bienestar económico y la calidad de vida.

2. Generan empleo, y mucho además, ya que el tejido empresarial del país está constituido por Pymes, que no pueden competir en condiciones con grandes empresas pero sí en otros beneficios como la cercanía, la calidez y la fidelidad. 

3. Son proyectos valientes que se enfrentan a muchos obstáculos y desventajas. Cualquier emprendedor que inicie un pequeño negocio se encuentra ante la desigual competencia de los grandes negocios, además de a una falta de apoyo general por leyes y medidas ante las que quedan desfavorecidos. Es un valor que hay que apoyar y aplaudir, y más si generan un producto artesanal que tiende a desaparecer por la dificultad que supone sacarlo a flote.

4. Son nuestros vecinos. En muchos casos, las personas que regentan estos comercios son personas conocidas, vecinas, allegadas, a veces incluso son negocios familiares que se mantienen desde hace generaciones. Siempre es más satisfactorio ayudar a una persona conocida con nuestra compra que alguien a quien no conocemos.

5. Dan vida e identidad al barrio. En estas semanas en que muchos de los comercios han permanecido cerrados vemos lo importante que es su actividad para dinamizar los barrios. Crean un ambiente vivo, cuando prosperan pueden conseguir mejoras para la calle y la convivencia, y día a día contribuyen a mantener calles seguras, limpias, iluminadas y con tránsito de personas. Incluso a veces patrocinan fiestas y actividades del barrio o localidad.

6. Son auténticos lugares de encuentro, que sirven para establecer y fortalecer relaciones entre vecinos, sirven en muchas ocasiones como puntos de recogida de paquetes, como centro de noticias e incluso como tablones de anuncios. Especialmente para las personas mayores, son lugares de confianza y en los que se sienten acompañados y arropados.

7. Es una opción de consumo sostenible. Cuando compras en la tienda del barrio minimizas el impacto medioambiental al no tener que trasladarte en coche a una gran superficie, o evitas el transporte de mercancía de un comercio online. Ahorras también en tiempo y en combustible. Además, y sobre todo en casos de alimentación, estos comercios suelen apostar por proveedores locales, por producto nacional, por pequeños artesanos que, como ellos, necesitan nuestro apoyo.

8. Suele ser una compra de calidad, ya que ante la gran competencia existente el comercio local busca productos de calidad que marquen la diferencia, productos que el mismo dueño compraría o usaría. Los propios clientes con sus compras van marcando la calidad exigida, si el producto no es de calidad la gente no compra y el comercio no se mantiene.

9. Si compras online, analiza a quién apoyas con tu compra. En ocasiones en nuestro barrio o localidad no hay determinado servicio, o por situaciones tan especiales como la que estamos viviendo, necesitamos recurrir al servicio online. En ese caso, conviene analizar qué proyecto hay detrás y dónde se ubica el mismo, ya que hay muchos emprendedores que siguen prácticas sostenibles en sus negocios, dan visibilidad a productos o proveedores artesanos, a producto nacional, o incluso son nuestros propios vecinos.

10. Ofrecen un trato personal único. Nos conocen, nos llaman por nuestro nombre, se interesan por nuestra vida y problemas, nos ofrecen su ayuda que, además es especializada. La orientación en la compra y la calidez del trato es, sin lugar a dudas, el principal atractivo de la compra local. El pequeño comercio es confianza y trato personalizado

Nuestro consumo es nuestro poder

Es el momento de analizar nuestro consumo y plantearnos un cambio para poder apoyar estas iniciativas que todos necesitamos en pie. Como consumidores individuales puede parecer que no tenemos la solución en nuestras manos, pero no somos conscientes del poder de nuestras decisiones, de que realmente nuestro consumo puede cambiar el mundo y ser clave en la evolución socio-económica del país.

Pero además de comprar en comercios pequeños y locales, podemos hacer mucho más por ellos incluso desde casa. En comparación con las cuantiosas cantidades de dinero que los grandes negocios dedican a la publicidad, los pequeños comercios apenas pueden publicitarse. El boca a boca es su principal método de atracción, por lo que si compras en un comercio pequeño compártelo con tu entorno, difunde sus bondades y, si dispone de redes sociales, comparte sus contenidos y escribe reseñas positivas que animen a otras personas a comprar ahí. Es otra nueva forma de darles visibilidad y apoyo social.

Visibilidad, un gesto al alcance de todos

Precisamente con el objetivo de dar visibilidad, hemos localizado diferentes acciones que se han creado para apoyar al pequeño comercio. En muchas comunidades o localidades se han realizado programas o campañas especiales para fomentar este tipo de consumo, como esta de Huelva, un vídeo precioso y emotivo cuyo concepto sintetiza todo lo expuesto anteriormente. 

También nos ha gustado mucho esta iniciativa de Casa Ramona, una tienda de productos a granel de Barcelona que ha lanzado un reto en sus redes sociales, proponiendo una forma fácil de apoyar al pequeño comercio y darle visibilidad.

En cuanto al plano profesional, es interesante también la iniciativa Con el comercio, una plataforma que ofrece ayuda profesional a los pequeños comercios de manera altruista, facilitándoles toda la información y recursos necesarios cuando no disponen de suficiente infraestructura o se encuentran ante situación de crisis.

Si conoces alguna otra iniciativa o forma de apoyo al pequeño comercio, por favor compártela en nuestros perfiles de redes sociales para que, juntos, podamos lograr un nuevo escenario de consumo sostenible, consciente, cercano y de calidad.

Publicado el : 12/05/2020 17:30:00

Entradas relacionadas

Al suscribirte a nuestra newsletter aceptas que procesemos tu información de acuerdo con nuestra política de privacidad y protección de datos