Qué es la manteca de karité


Qué es la manteca de karité

Qué es la manteca de karité

Recientemente hemos incorporado a algunas de nuestras formulaciones la manteca de karité. Es una grasa de origen vegetal que se usa tanto para cocinar como en productos cosméticos. En su uso cosmético nos parece un ingrediente muy beneficioso por todas las propiedades que aporta a nuestra cosmética bio, y hoy os queremos hablar en detalle sobre él.

Esta manteca procede del árbol karité o Vitellaria paradoxa, propio de la sabana africana. Karité significa árbol de mantequilla. Es un árbol muy bonito y frondoso que por su forma y sus frutos nos recuerda a nuestros queridos olivos, hasta en la hoja larga y delgada, que en este caso es con bordes ondulados, muy exótica. El karité puede llegar a medir 15 metros de altura y un metro de diámetro, y es muy longevo, pudiendo vivir hasta 3 siglos.

El fruto del karité son unas drupas muy similares en forma a la aceituna, pero cubiertas de una cáscara fina tipo avellana. En África, sin embargo, las conocen como nueces, y las cosechan de mediados de junio a mediados de septiembre. Una vez recolectadas, se retiran las cáscaras para dejar solo el interior o la almendra, como la denominan allí. Se lavan bien para eliminar impurezas (arena, polvo, moho…) y se dejan secar para luego extraer la grasa que dará lugar a la manteca.

Hay varios métodos de obtención de la grasa, pero nuestra manteca proviene de una extracción por presión en frío y sin refinar, para garantizar una máxima calidad y efectividad de los principios activos del fruto. Conserva así su color amarillo original, un olor similar al de la nuez y todos sus activos, vitaminas y virtudes, que son muchas.

La manteca de karité se ha utilizado durante siglos en África por sus propiedades curativas e hidratantes excepcionales. Es muy rica en vitaminas A y E, que ayudan a equilibrar, hidratar y calmar la piel, y vitamina F que ayuda a revitalizar el cabello dañado y la piel. También proporciona una dosis extra de colágeno, que ayuda a luchar contra los típicos signos de envejecimiento como pueden ser las arrugas e imperfecciones en nuestra piel.

Sus principales propiedades son:

REGENERADOR CELULAR | ANTIENVEJECIMIENTO:  Es un excelente regenerador celular natural que previene el envejecimiento de la piel y del cabello, gracias a su rica composición llena de vitaminas y minerales muy beneficiosos.

HIDRATANTE Y NUTRITIVA: Es altamente hidratante, además ofrece una nutrición profunda de alta duración con grandes propiedades suavizantes y reestructurantes.

PROTECTOR SOLAR: Es un protector solar natural que protege la piel de las radiaciones UVA y UVB. Protege la piel tanto antes como después de la exposición solar, siendo de gran alivio para las quemaduras solares.

HUMECTANTE Y EMOLIENTE: Gracias a estas propiedades, la manteca de karité protege tu piel de las agresiones ambientales, retiene la humedad evitando la deshidratación de la piel y aporta flexibilidad y elasticidad.

CICATRIZANTE:  Sus propiedades suavizantes y reestructurantes otorgan a la manteca de karité su capacidad cicatrizante. Se puede utilizar para reducir arrugas y estrías, pero también en pieles con tendencia a descamarse, en manos agrietadas, en pieles con eccemas y como cicatrizante de heridas.

ANTIINFLAMATORIA: Su acción cicatrizante también se debe a sus propiedades antiinflamatorias, de ahí que resulte efectiva para tratar pieles con eczemas, úlceras, roces, sabañones... También alivia las picaduras de insectos y los moretones.

DESPIGMENTANTE: La manteca de karité sin refinar tiene también una acción despigmentante, por lo que contribuye a suavizar manchas de la piel.

RELAJANTE: Por su suave textura relaja y refresca la piel, lo que resulta un producto ideal para hacer masajes relajantes o para después del afeitado, calmando la piel irritada.

La manteca de karité tiene una textura sólida tipo mantequilla que, al entrar en contacto con el calor corporal, se convierte en aceite, siendo así un producto muy sencillo y agradable de aplicar en cualquier parte del cuerpo. Por tanto es perfecta para nuestros bálsamos, una forma de hidratación totalmente natural y apropiada para todo tipo de pieles: normales, sensibles, maduras, agrietadas…. No dudes en probar su eficacia a través de las nuevas formulaciones de nuestra cosmética bio al aceite de oliva.

Publicado el : 14/11/2018 17:10:53