Qué es el SCI y por qué no recomendamos su uso en champú sólido

Qué es el SCI y por qué no recomendamos su uso en champú sólido

La cosmética bio de MATARRANIA tiene un firme compromiso de calidad y pureza, por lo que siempre buscamos la opción más natural a la hora de formular cualquiera de nuestros productos. En el caso de los champús sólidos apostamos por la saponificación del aceite con sosa cáustica por ser un sistema en que todos los ingredientes son de origen natural. Eso lo hace diferente a la mayoría de los champús sólidos que podemos encontrar en el mercado, cuyo principal ingrediente es el SCI, un ingrediente aparentemente inocuo pero de origen muy controvertido, y del que os hablamos hoy en detalle.

¿Qué es el SCI?

El SCI es el Sodium cocoyl isethionate, principal ingrediente en muchos champús sólidos. En general, hay falta de información respecto al origen, composición y efectos de este ingrediente, lo que ya despierta inquietud. Navegando en busca de su descripción, encontramos que el SCI es un tensioactivo primario de tipo aniónico derivado del aceite de coco, elaborado a partir de los ácidos grasos de coco.

Lo describen como un buen detergente, con espuma cremosa, buena calidad hidratante y bien tolerado por todo tipo de pieles, por lo que se utiliza habitualmente en la elaboración de champús sólidos, champús líquidos, barras de ducha o productos de afeitado.

¿Es realmente el SCI un ingrediente natural y seguro?

Según la información de que disponemos, no es un ingrediente realmente natural ni seguro para el organismo. Llegamos a esta conclusión tras acceder a un informe realizado por la norma de certificación BioVidaSana, el cual se llevó a cabo tras la petición de análisis de este ingrediente para poder incluirlo en su norma. El resultado de este informe es que no es un ingrediente claro y, por tanto, no es aceptado por esta norma, al igual que tampoco lo es por el resto de normas de certificación ecológica europeas, y por tanto, no es aceptado como ingrediente ecológico.

“El SCI es un ingrediente que puede ser en parte natural, pero tiene otra parte sintética, la parte complicada de aceptar es el Isethionic Acid, porque normalmente se obtiene combinando Sodium Bisulfite con Ethylene Oxide (óxido de etileno), que es un ingrediente petroquímico, de los considerados tóxicos en cosmética, y que no lo aprueba hasta ahora ninguna de las principales Normas de cosmética natural certificada”.

Ante algunos argumentos a favor de este ingrediente, principalmente por parte de los proveedores, BioVidaSana concluye que no aportan datos suficientes que verifiquen su inocuidad en estos dos principales aspectos:

- La presencia de óxido de etileno en el producto final. No está garantizado que esta sustancia se evapore en el proceso, por lo que pueden quedar trazas de óxido de etileno en el producto final, y también de 1,4 Dioxano, ambas sustancias catalogadas como cancerígenas. Fuente: Chemical of the day.

- El efecto sobre la piel. A pesar de indicar que es un tensioactivo suave y no irritante para la piel, el informe considera ese argumento como cuestionable, ya que el SCI es poco irritante en porcentajes menores del 50% en productos que se aclaran. En las formulaciones de los champús sólidos el SCI suele representar entre el 10% y el 70% de la fórmula. Fuente: Truth in aging.

Recientemente, BioVidaSana ha publicado un post titulado ‘FRAUDE PUBLICITARIO Estrategias comerciales para llamar “bio” o “natural” a productos cosméticos que no lo son’ en el que aborda precisamente el tema del SCI, al final del artículo. Os recomendamos totalmente su lectura porque resulta muy aclaratoria y contundente en temas como el reclamo ‘zero waste’ o la auténtica naturalidad de los productos.

En su lugar, ¿la saponificación es segura?

La saponificación es un proceso químico en el cual una grasa (aceite de oliva, de coco, de almendra...), en presencia de agua, se adhiere a un álcali (sosa cáustica o sosa potásica) y da como resultado lo que se conoce como jabón. En el producto final la sosa no está presente, al igual que tampoco no hay agua ni aceite. Todos los ingredientes han reaccionado entre sí dando como resultado otro producto, el jabón, así que los jabones elaborados así son completamente seguros.

Además, los jabones cosméticos, geles de ducha y champús sólidos saponificados están sobre-engrasados, es decir, en el jabón queda aceite sin reaccionar con la sosa, por lo que además de limpiar, cuidan la piel.

MATARRANIA elabora sus jabones con este proceso.

Champú sólido de MATARRANIA, la opción más natural y con más propiedades

Hay dos tipos de saponificación: en frío o en caliente. Si se hace en caliente, al alcanzar altas temperaturas durante el proceso se pierde gran parte de las propiedades de los aceites naturales.

Por ese motivo, en MATARRANIA realizamos saponificación en frío, el método más natural y que mejor conserva las cualidades nutritivas y medicinales de esos aceites usados en la producción de jabón (oliva, coco, almendra).

Además, en comparación con la mayoría de champús sólidos naturales del mercado, en MATARRANIA no usamos ni colorantes ni perfumes, dado que son sustancias con función meramente estética, no aportan nada a la piel ni al cabello. Al contrario, pueden provocar algún tipo de intolerancia o irritación y restan naturalidad al producto.

Los champús mediante saponificación en frío, no obstante, requieren seguir ciertas indicaciones a la hora de usarlos para conseguir el mejor resultado:

- Usar muy poca cantidad, sin frotar demasiado la pastilla y sin buscar abundancia de espuma.

- Realizar dos lavadas. En la primera apenas saldrá espuma, en la segunda ya saldrá más, sin esperar que sea como con los detergentes sintéticos tradicionales.

- Aclarar muy bien con agua, con más agua de lo que estamos acostumbrados para eliminar todo el producto.

- Equilibrar el pH al final del lavado con un elemento ácido, como puede ser un acondicionador o un chorro de vinagre de manzana o limón diluido en agua.

Gama capilar bio de MATARRANIA

Publicado el : 26/05/2020 13:00:00

Entradas relacionadas