Principales dudas sobre el uso del exfoliante

Principales dudas sobre el uso del exfoliante

La exfoliación es un paso imprescindible para mantener una piel limpia y saludable, pero genera muchas dudas sobre su conveniencia y su uso. Quizá por ese motivo no es un paso instaurado habitualmente en las rutinas de limpieza. En MATARRANIA creemos que es un gesto muy beneficioso para la piel y por eso os animamos a introducirlo en vuestros hábitos de higiene, despejando a continuación cualquier duda que podais tener al respecto.

¿Qué beneficios tiene para la piel?
La exfoliación sirve para eliminar las células muertas y otras impurezas que se acumulan en la superficie de la piel, y que no se eliminan fácilmente con los procesos de limpieza diarios.  La piel se renueva de forma natural cada 28 días, un proceso que no se da de la noche a la mañana, sino que día a día va creando una ‘piel nueva’ que va quedando bajo una capa de piel muerta. Estas impurezas se van acumulando en los poros, pudiendo provocar obstrucciones e impidiendo que esa ‘piel nueva’ respire y reluzca, por lo que el rostro muestra un tono cada vez más apagado. Con la limpieza profunda que ofrece la exfoliación, la piel renovada sale a la luz, suave, luminosa y con capacidad de absorber mejor los tratamientos nutritivos.

¿Es recomendable exfoliar el rostro?
Principalmente el rostro es el que más impurezas acumula, al estar continuamente expuesto. También es el que más sano y luminoso nos gusta lucir, por lo que es totalmente beneficioso exfoliar el rostro y liberarlo de impurezas que no dejen mostrar su belleza natural.

¿Se puede usar el mismo exfoliante en cuerpo y cara?
Depende de la composición del exfoliante. Hay algunos productos que contienen sustancias, ya sean naturales o químicas, que pueden resultar lacerantes y muy abrasivas con la delicada piel del rostro. En el caso del Exfoliante de oliva 100% BIO de MATARRANIA sí se puede usar tanto en el rostro como en el cuerpo, ya que sus granos de arrastre están muy molidos y quedan suavizados por los aceites vegetales y esenciales que lo envuelven.

¿Se puede exfoliar el cuero cabelludo?
Sí, por supuesto, y es una práctica poco habitual hasta la fecha pero altamente beneficiosa, ya que estimula la circulación del cuero cabelludo y por tanto fortalece los folículos pilosos. Además limpia a fondo la piel de restos de grasa y productos acumulados que pueden obstruir los poros y debilitar la salida del cabello.

¿Es adecuado para las pieles sensibles?
Las pieles sensibles son muy delicadas con determinados tratamientos de limpieza, pero igualmente acumulan células muertas que de no ser retiradas impiden que quede del todo limpia y reciba correctamente sus tratamientos, por lo que es aconsejable exfoliarlas. Como decíamos, es importante dar con un producto que ejerza un arrastre suave y respetuoso, como nuestro Exfoliante de oliva 100% BIO, y aplicarlo con mucha más suavidad y mimo para no alterar la piel.

“La exfoliación proporciona una piel libre de impurezas, más suave, luminosa y capaz de absorber todos los nutrientes de los tratamientos”

¿Con qué frecuencia se debe usar?
El cuerpo puede exfoliarse cuantas veces se quiera, pero recomendamos hacerlo mínimo una vez a la semana. El cuero cabelludo es aconsejable exfoliarlo una vez al mes. En cuanto al rostro, las pieles normales igualmente deben exfoliarse una vez a la semana. En caso de piel sensible, mejor espaciar y realizar cada dos semanas.
Es importante no excedernos en el uso del exfoliante, ya que en su justa medida es muy beneficioso pero en exceso puede arrastrar la barrera de protección natural de la piel y dejarla indefensa y sobreexpuesta ante factores externos.

¿Cómo se aplica?
En el caso de nuestro exfoliante, lo primero que se debe hacer es agitar bien el envase para mezclar los granos con los aceites, que suelen posarse en el fondo del envase. A continuación, como se hace con cualquier otro exfoliante, se coge una nuez de producto y se aplica sobre la piel húmeda haciendo un suave masaje con movimientos circulares y muy lentos, que permitan realizar la función de arrastre pero no estiren demasiado la piel. En cada zona debemos masajear durante unos segundos, pero no más de medio minuto para no retirar la barrera hidrolipídica de la piel ni irritar la piel. Después se aclara con agua tibia y, si es posible, aplicar al final agua un poco más fría para activar la circulación y ayudar a cerrar los poros.
En cuanto al masaje corporal, hay técnicas apropiadas para sacar el máximo rendimiento a la exfoliación y no solo renovar la piel, sino activar el sistema linfático y ayudar a que el cuerpo drene líquidos, se desintoxique y regenere los tejidos. En este post os explicamos cómo realizar ese masaje corporal paso a paso.

¿Se debe aplicar algún producto después?
Tras la exfoliación, la piel está más preparada que nunca para recibir su dosis de nutrición, ya que la piel renovada absorberá mejor todas sus propiedades. Por eso recomendamos, en el caso del rostro, aplicar después el tónico para equilibrar el PH tras el contacto con el agua y la crema nutritiva correspondiente.
En el cuerpo, sin embargo, con el uso de nuestro exfoliante no es necesario aplicar crema o aceite corporal, ya que gracias a los aceites que contiene la piel queda suficientemente hidratada. En el caso del cuero cabelludo, la exfoliación debe realizarse antes del lavado, por lo que a continuación se debe utilizar el champú y acondicionador habituales.

Al ser de grano grueso, ¿cómo evitar que se desprenda rápidamente de la piel?
Nuestro exfoliante en efecto es de grano grueso para ejercer un arrastre eficaz y limpiar en profundidad los poros. El truco para que los granos no se caigan al aplicarlos sobre la piel es mezclar bien el producto antes de usarlo. Los aceites suelen posarse en el fondo del envase, quedando en la parte de arriba los granos más sueltos. Si cogemos estos granos sin haber mezclado bien el producto se nos caerán de la piel, ya que no tienen el agarre de los aceites que hacen que se adhieran a la piel y nos permitan realizar el masaje correctamente. Para mezclar bien la fórmula se puede agitar fuertemente el envase o bien remover con una cuchara, de forma que quede todo con un color homogéneo al quedar impregnado en su totalidad por los aceites.

¿Tiene propiedades antiedad?
El exfoliante es simplemente una herramienta de limpieza de la piel. Pero el hecho de que la piel quede completamente limpia acelera la renovación celular, quedando más receptiva a los nutrientes antioxidantes de los tratamientos específicos. No elimina directamente las arrugas, pero potencia la eficacia de los productos anti envejecimiento.

¿Por qué es importante que un exfoliante no lleve microplásticos?
Los microplásticos son unas bolitas minúsculas de plástico, normalmente de un tamaño menor de 5mm, prácticamente indestructibles y por tanto altamente contaminantes. Están presentes en productos cosméticos como dentífricos, exfoliantes, geles de ducha o detergentes, y al usarlos viajan por las tuberías y llegan a los océanos, ya que son tan minúsculos que los sistemas de filtrado no los captan. Los animales marinos los ingieren, provocando alteraciones en sus organismos e incluso en la supervivencia de algunas especies. Puede llegar a nuestro organismo a través de la ingesta de peces, y nadie quiere llegar a tener plástico en su estómago... Os hablamos de este tema en profundidad en este otro post del blog.

¿Exfoliante es lo mismo que peeling?
El verbo ‘peel’ significa ‘pelar’, que es lo que realmente se realiza con la exfoliación: se va ‘pelando’ la piel de las capas superiores que van formando las células muertas. Por tanto exfoliante y peeling son lo mismo, una forma de limpiar en profundidad la piel y eliminar esas impurezas. Solo que en términos comerciales, para distinguir también las diferentes formas de realizar esa limpieza, se ha asignado la expresión peeling a tratamientos más intensos con aparatos eléctricos y/o sustancias químicas, quedando el exfoliante asignado a la técnica manual.

¿Y qué hay sobre la exfoliación eléctrica o química?
En MATARRANIA somos amantes de los tratamientos naturales y respetuosos tanto con la piel como con el entorno. Consideramos que la naturaleza nos da todo lo necesario para cuidar nuestra piel y mantenerla bella y sana, por tanto no es necesario recurrir a ingredientes o procesos químicos teniendo una alternativa natural igual de eficaz. Si mantenemos una rutina apropiada de limpieza, hidratación y nutrición diaria, acompañada de un ritual de exfoliación periódico, no necesitaremos tratamientos químicos que puedan alterar o dañar la piel, ya que aunque prometan ser inocuos no dejan de ser sustancias no afines con la naturaleza del organismo.

Esperamos que con este artículo hayamos arrojado un poco de luz sobre el tema del exfoliante, y que os animeis a introducirlo como cuidado habitual de vuestra piel. Además, en caso de utilizar el Exfoliante de oliva 100% BIO de MATARRANIA, teneis asegurado un momento de cuidado personal aromático y placentero, que nos hace reconectar con nosotros mismos y prestarle atención a todas y cada una de las zonas de nuestro cuerpo, que quizá en el día a día ni tocamos ni sentimos.

Publicado el : 31/05/2019 10:00:00