Practicar la gratitud: cómo hacerlo y qué beneficios tiene para tu vida

Practicar la gratitud: cómo hacerlo y qué beneficios tiene para tu vida

¿Qué es la gratitud?

La gratitud va más allá de tener buenos modales que nos hacen responder con un ‘gracias’ a cada gesto de favor de otra persona hacia nosotros. De hecho la palabra ‘gracias’ es una de las más pronunciadas en nuestra vida, pero no por ello más sentida. La gratitud no es pronunciar una palabra sino un sentimiento consciente y pleno, y el agradecimiento es su expresión.

Sentir gratitud es valorar todo aquello que contribuye a nuestro bienestar, ya sea un servicio prestado, una palabra amable, un apoyo emocional, una sonrisa, un pensamiento revelador o incluso una experiencia dolorosa que ha de convertirse en un aprendizaje positivo. A raíz de esto último podremos distinguir mejor los tipos de gratitud: la condicional, cuando algo sale como esperábamos y damos gracias; o la incondicional, que no espera situaciones de júbilo o éxito para dar gracias, sino que es una actitud de vida que nos lleva a la verdadera felicidad.

Estudios científicos sobre la gratitud

El filósofo y profesor de Psicología Robert A. Emmons es uno de los nombres más mencionados en cualquier artículo al respecto, ya que gran parte de su investigación se ha centrado en la psicología de la gratitud:

“Los estudios sobre el agradecimiento están llegando a la conclusión de que los sentimientos de gratitud son sumamente útiles para ayudar a la gente a encarar las dificultades de la vida cotidiana –en particular el estrés– y para elevar la autoestima… La gratitud produce resultados positivos muy importantes: satisfacción, vitalidad, felicidad, autoestima, optimismo, esperanza, empatía y deseos de ofrecer apoyo emocional y tangible a otras personas”.

Aparte del gran trabajo en este campo realizado por Emmons, hay múltiples estudios que avalan su postura sobre el alcance positivo de la gratitud. En estos artículos de las revistas New York Times, Cuerpo Mente y Muy interesante comentan casos concretos en los que la gratitud consiguió efectos muy claros y significativos.

Por otra parte, la revista Stratega menciona los efectos internos de la gratitud, lo que ocurre dentro de nuestro cuerpo al hacer un gesto de agradecimiento: “aumenta la producción de los siguientes neurotransmisores: serotonina y norepinefrina (encargadas del estado de ánimo), testosterona (encargada de la reproducción), oxitocina (encargada de la cohesión social), dopamina (encargada del placer y la cognición), y cortisol (encargado de los niveles de estrés), entre otros”.

Beneficios de practicar la gratitud

El ser y sentirse agradecido es un motor vinculado al pensamiento positivo, a visualizar de forma optimista todo lo que nos ocurre y nos rodea para poder mantener un nivel constante de bienestar. Por ello es bueno para la salud mental y es bueno para nuestra condición física, liberándonos de cargas innecesarias, de pensamientos nocivos y de frustraciones que provocan limitaciones en cuerpo y mente. 

-  Mejora la salud mental y física
-  Nos enfoca en lo positivo.
- Convierte las malas experiencias en vías de aprendizaje y crecimiento personal.
-  Contribuye a la felicidad y al bienestar.
Reduce la insatisfacción.
-  Eleva la autoestima, la confianza y la seguridad.
-  Ayuda a relativizar situaciones, con mayor capacidad de adaptación.
-  Nos procura relaciones más sanas.
-  Nos ayuda a llevar una vida más consciente en el tiempo presente.
-  Nos hace conectar con la vida y con nosotros mismos.

Cómo practicar la gratitud

Nos ha gustado mucho este texto que preparó para la revista En femenino Idoia Berridi, life coach y experta en autoestima y autoconocimiento. En él nos habla de diversas formas de dar las gracias, algunas de las cuales recopilamos más abajo junto con otras propuestas que pueden ayudarnos en este propósito.

  • Comenzar el día dando gracias y proyectando una actitud positiva hacia nuestras tareas.

  • Localizar cada pensamiento o situación negativa y positivarlo, conseguir ver el enfoque positivo y dar gracias por haber vivido esta experiencia.

  • Respetar y amar nuestro propio cuerpo, agradeciendo ser quienes somos y como somos, cuidando nuestra alimentación y nuestro estilo de vida.

  • Regalar sonrisas. Cuando nos sentimos agradecidos a la vida sonreímos, y una simple sonrisa puede suponer la luz que ese desconocido necesita en este momento. 

  • Agradecer a los que nos rodean su presencia y apoyo. Cada día o cada semana podemos dar un simple ‘Gracias por estar ahí’ a una persona de nuestro entorno.

  • Participar en acciones solidarias, medioambientales o de voluntariado, convirtiendo nuestra gratitud es una ayuda física ante los que la necesitan, ya sea la tierra o grupos de personas desfavorecidos.

  • Escribir cada día las cosas por las que estamos agradecido, encontrando con ello un momento de reflexión y dedicación a nosotros mismos.

  • Quererse, en resumidas cuentas, sentirse agradecido con nosotros mismos valorándonos, empoderándonos, siendo conscientes y coherentes.

Demos gracias a 2019

Durante los últimos días habeis compartido en nuestro perfil de instagram los motivos por los que os sentís agradecidos respecto a este 2019 que ahora acaba. Entre todos los mensajes destaca el agradecimiento por la vida en general, por las pequeñas cosas, por haber descubierto la forma de conectar con nosotros mismos, por todo lo bueno que nos rodea pero también por las experiencias no tan buenas que nos han hecho ser más fuertes y aprender del camino.

En el equipo de MATARRANIA estamos agradecidas por vuestro apoyo a nuestra cosmética bio y a nuestro proyecto. Vuestras palabras, pequeños gestos, sugerencias y críticas constructivas nos motivan y nos animan a evolucionar. Nos sentimos muy queridas y arropadas, y ese cariño para nosotras tiene un valor muy especial.

Y tú, ¿por qué te sientes agradecido? Coméntalo en nuestras redes sociales.

Publicado el : 31/12/2019 11:00:00

Al suscribirte a nuestra newsletter aceptas que procesemos tu información de acuerdo con nuestra política de privacidad y protección de datos