Nuestro jabón es sólido, artesanal, natural y ecológico

Nuestro jabón es sólido, artesanal, natural y ecológico

Los jabones sólidos saponificados son el elemento perfecto de limpieza de la piel, un producto tradicional utilizado durante muchos siglos que se puede elaborar fácilmente en casa, con pocos ingredientes y de forma totalmente natural. Este tipo de jabón es la opción más ecológica del mercado por su composición y por la ausencia de envase, como veremos más adelante, pero también es eficaz en la limpieza y respetuoso con la piel.

Artesanal y natural no tienen por qué ir de la mano

Actualmente, hay varios tipos de jabones sólidos en el mercado, y hay que analizar bien su composición para saber realmente qué jabón estamos escogiendo. Un jabón sólido por ser sólido no tiene que ser necesariamente artesanal ni natural ni mucho menos ecológico, incluso aunque sea saponificado.

Hay pastillas de jabón fabricadas de forma industrial con ingredientes que, además de no aportar beneficios sobre la piel, pueden resultar perjudiciales para la salud y, sobre todo, para el medio ambiente. Y, por supuesto, hay combinaciones entre estas características, no teniendo que cumplir todas a la vez:

Artesanal = según la forma de elaboración, en este caso a mano.
Natural = según la composición de la fórmula, en este caso deben ser ingredientes de origen natural. Puede que lo sean todos, como en nuestro caso, o puede que lo sea solo uno, por lo que en ese caso de natural tendría poco, aunque pueda denominarse como tal.
Ecológico = según la composición de la fórmula, que contendrá un mínimo de ingredientes naturales de origen ecológico, certificado con un sello de certificación ecológica.

¿Cómo se elabora el jabón de MATARRANIA?

Bien protegidas para trabajar con la sosa, elaboramos el jabón en nuestro propio laboratorio de Peñarroya de Tastavins. Seguimos el método tradicional de saponificación en frío, muy sencillo:

  • Vertemos la sosa sobre un recipiente con agua. Se produce así una reacción química que deshace la sosa y que eleva la temperatura del agua.
  • Esperamos a que el agua se enfríe, bajando a los 30-40º.
  • A esa mezcla se añaden los aceites vegetales.
  • Se bate todo muy bien.
  • Cuando se llega al punto de traza (textura más o menos de natillas), se añaden los aceites esenciales si la fórmula los contiene.
  • Se vuelca la mezcla en los moldes.
  • Tras 2-3 días se desmoldan y se dejar curar (secar) durante un mes.

¿Qué es la saponificación en frío?

Hablamos de un jabón saponificado cuando se ha obtenido mediante el proceso de saponificación en frío. En este proceso, se mezcla una grasa (un aceite vegetal o grasa animal) con un álcali (un elemento alcalino como el hidróxido de sodio o sosa cáustica) y, al fusionarse, provocan una reacción química que da como resultado un nuevo elemento: el jabón.

Si se formula correctamente, el hidróxido de sodio o sosa desaparece, al igual que el agua que se utiliza durante la fusión. Un jabón saponificado, por tanto, ya no contiene ni agua ni sosa realmente, pero ambos elementos han sido usados durante el proceso y es necesario indicarlo en el INCI por normativa legal.

¿Qué es el sobreengrasado?

El jabón saponificado es el jabón tradicional, el de toda la vida, el que se hace con aceites de cocina reciclados para limpiar la ropa, la casa y casi cualquier cosa. Pero si queremos hacer un buen jabón cosmético, suave con la piel, es necesario sobreengrasar la fórmula, es decir, añadir uno o varios aceites extra. Este sobreengrasado asegura que la sosa queda neutralizada, pero además aporta las propiedades procedentes de los aceites seleccionados.

En este proceso se pueden utilizar aceites vegetales de la más alta calidad, con grandes beneficios para el cuidado de la piel y además ecológicos, como hacemos en MATARRANIA. Estos aceites, además, al no ser calentados a altas temperaturas para su fusión con el álcali preservan todas sus propiedades.

En el mercado podemos encontrar jabones sobreengrasados con aceites vegetales de baja calidad o que aporten poco a la piel (como el aceite de palma) o con grasas animales. Por tanto ni la saponificación en sí ni el sobreengrasado son garantía de pureza, serán los ingredientes utilizados los que marquen las características del jabón.

¿Qué tienen de especial los jabones sólidos BIO de MATARRANIA?

- Son biodegradables, no contaminan las aguas.
- No llevan envases plásticos y cunden mucho, por lo que se reduce el impacto medioambiental.
- Son 100% naturales, con ingredientes que nacen de la tierra, y además son ecológicos, por lo que esos ingredientes no han sido tratados con pesticidas y son de la más alta calidad. 
- No contienen sulfatos, utiliza la sosa como tensioactivo natural, la cual proporciona una limpieza suave sin resecar ni agredir la piel, manteniendo su función barrera natural.
- No contienen aceite de palma, una de las principales causas de la desforestación del planeta, ya que la cosmética de MATARRANIA apuesta por ingredientes respetuosos con la piel y con el medio ambiente.
- Se elaboran de forma artesanal en el laboratorio de MATARRANIA en Peñarroya de Tastavins.
- Son cómodos de usar, producen buena espuma y además un aroma inconfundiblemente mediterráneo, gracias a los aceites vegetales y esenciales utilizados en nuestras distintas fórmulas:

MOUSSE DE JABÓN NEUTRO. Para pieles sensibles y delicadas, solo con aceite de oliva.

BUENOS DÍAS. Estimulante y enérgico gracias a la menta y al pomelo.

BUENAS NOCHES. Relajante y sugerente debido a la lavanda y el pachulí.

Geles sólidos MATARRANIA

Publicado el : 06/10/2020 13:00:00

Entradas relacionadas