Limpieza facial II: ¿Qué utensilios elijo para limpiar la piel?

Limpieza facial II: ¿Qué utensilios elijo para limpiar la piel?

La semana pasada en el blog comenzamos estos contenidos temáticos sobre la limpieza del rostro con Limpieza Facial I: ¿Por qué día y noche? ¿Qué tipo de producto elijo? En ese post tratamos la rutina básica y los distintos productos que hay en el mercado, nociones que queremos complementar exponiendo esta semana los diferentes utensilios que hay para limpiar la cara.

En los procesos cosméticos no solo es importante el producto que utilicemos, sino también cómo lo utilicemos y con qué lo aplicamos sobre la piel para aprovechar su máxima eficacia. En MATARRANIA abogamos siempre por soluciones sencillas, lo más naturales posible y, sobre todo, que sean muy respetuosas con la piel. Os hablamos de todas ellas detallando sus ventajas e inconvenientes.

- Disco de algodón desechable. Los discos desmaquillantes de toda la vida, muy económicos, fáciles de usar y muy suaves con la piel. Pero como siempre decimos, hay que revisar el origen de los productos que utilizamos, ya que no todos son realmente naturales. El algodón en sí procede de una planta, es natural, pero muchos de estos discos son procesados e incluyen sustancias poco recomendables para la piel y para el medio ambiente. Frecuentemente son blanqueados con cloro o se mezclan con tejidos sintéticos para ser más rentables, convirtiéndose en un producto no biodegradable que se consume de forma masiva. Por tanto, la opción más sostenible de consumirlos es comprar discos de origen orgánico, que no contaminen ni supongan un residuo permanente o de larga duración sobre el planeta.

- Discos de algodón de tela. En lugar de ser de usar y tirar, son discos elaborados con tela de algodón que pueden lavarse y utilizarse muchas veces. Son igualmente suaves con la piel, siempre que se escoja un producto de buena calidad y origen orgánico. Suelen tener dos lados, uno más suave para pieles muy sensibles y otro más rugoso para realizar exfoliaciones. Su forma de uso es muy sencilla: se humedecen en agua tibia antes de usar, se aplica en ellos el producto como hacemos con los discos desechables, se retira el maquillaje haciendo un suave arrastre sobre el rostro y a continuación se lavan con agua caliente y jabón. Es importante dejarlos secar al aire para que no produzcan bacterias con la humedad. También se pueden meter en lavadora, pero quitando primero las manchas de maquillaje a mano, si no no salen del todo. Para ello nuestra Mousse de jabón neutro es mágica, frotando un poquito sobre la tela elimina la suciedad fácilmente. En menos de un minuto los deja como nuevos.

- Muselinas o toallas de algodón o bambú. El concepto es el mismo que los discos lavables, solo que en forma cuadrada. Las hay de algodón, de bambú y mixtas, y su forma de limpiarlas es la misma: agua caliente y jabón, a ser preferible tras su uso. La diferencia con los discos es en forma y quizá acabados, dependiendo también de la marca. Pero todas ellas son una forma fantástica y sostenible de limpiar la piel, y pueden durar meses.

- Toallas compactas. Han sido las últimas en llegar al mercado pero vienen pisando fuerte, debido a su practicidad en viajes y usos fuera de casa. Son tejidos orgánicos que se presentan de forma compacta, como si fueran pastillas efervescentes, y cuando las mojas se expanden. Se pueden usar incluso sin producto, tanto para limpiar el rostro como las manos o el culito de un bebé. Las de origen bio están hechas de viscosa orgánica, procedente de la celulosa de la madera. Son realmente la versión bio y duradera de las toallitas de usar y tirar que conocíamos hasta ahora, solo que estas se pueden reutilizar varias veces y son biodegradables.

- Esponjas. En el mercado hay una gran cantidad de esponjas sintéticas, baratas, producidas por tanto a bajo coste y con elementos poco naturales, a veces con tintes y otras sustancias que las hacen más flexibles, duraderas, suaves… En MATARRANIA preferimos sin duda las esponjas naturales, que pueden ser vegetales como la luffa o marinas. Su modo de uso es similar al de los discos de algodón: se aplica el producto sobre la esponja humedecida y se ejerce la función de arrastre sobre el rostro. Después se limpia en profundidad con agua y jabón, y recomiendan lavarlas con vinagre de vez en cuando para eliminar posibles bacterias acumuladas. En este caso es incluso más importante mantenerlas limpias y secas, ya que es más fácil que proliferen bacterias con la humedad.

- Cepillo. Es más aconsejable para realizar una limpieza periódica o exfoliación, o para realizar masajes. Las opciones naturales suelen ser de madera y cerdas naturales. En uso y limpieza, el procedimiento es igual que el de los anteriores productos.

- Aparatos eléctricos. Están muy presentes en el mercado, y ofrecen limpieza profunda y facilidad de uso. Muchos de ellos son de silicona, duraderos y suponen un ahorro de desechos al medio ambiente. Pero en MATARRANIA nos gusta lo natural, el contacto cálido con elementos de la tierra que, si ofrecen la misma función y son biodegradables, nos parecen siempre mejor opción.

Todas estas opciones son perfectamente combinables con nuestra Loción limpiadora y desmaquillante 100% BIO, haciendo en conjunto un set eficaz, natural y respetuoso para cuidar nuestro rostro y nuestro planeta cada día.

Publicado el : 14/05/2019 11:00:00