Komkalma: Volver a conectar con nuestra esencia

Komkalma: Volver a conectar con nuestra esencia

Hace un año, Charo Nájera puso en marcha Komkalma, un centro de bienestar integral en Elda (Alicante). Charo necesitaba seguir desarrollándose profesionalmente y poder conciliarlo con la crianza de sus 4 hijos, así que decidió abrir su propio negocio de salud y belleza. “Quería ayudar a otras personas y dar a conocer y difundir el estilo de vida que a mí me ayuda a estar saludable por dentro y por fuera”, apunta. 

En Komkalma podemos encontrar servicios de cosmética natural, envolturas terapéuticas con arcillas, algas y diferentes principios activos, masajes relajantes, naturopatía integral… Toda una gama de tratamientos para mejorar la salud de forma natural. La pretensión de Charo es que sus clientes reconecten con su esencia y con la naturaleza a través de los elementos naturales de los que formamos parte y que nos ayudan cuando estamos en la búsqueda del equilibrio, ese que tantas veces nos falta por el estilo de vida que llevamos. “Tenemos que volver a reconectar con nosotros mismos” nos cuenta la propietaria de Komkalma. 

Muchos pensarán que fue una apuesta muy arriesgada emprender en mitad de un año tan difícil como fue el 2020, pero Charo no tuvo dudas. “Me pareció que era el mejor momento para proporcionar a las personas las herramientas que necesitaban para conocerse a sí mismos, a su salud y a su cuerpo. Estamos intoxicados de información y con mi negocio también quiero informar y divulgar sobre salud”. 

Charo es de esas personas que cree tanto en lo que hace que es inevitable que le vaya bien en su negocio. Cuando te apasiona tu trabajo y la forma de hacerlo, parte del camino ya está hecho y los clientes de Komkalma eso lo notan. “Trabajo mucho con mis clientes la aceptación. Les hago ver cómo para tener una piel bonita no solo tienes que cuidarla por fuera, también tienes que hacerlo por dentro. Pararte, mirar cuál es tu estilo de vida, qué es lo que estás haciendo y cuáles están siendo los resultados. A partir de ahí, empieza un cambio brutal”, nos cuenta Charo. 

Komkalma Elda Matarrania

Así es como decidió incorporar los productos de Matarrania en las estanterías de su centro. Cuando conoció la marca le sorprendió la honestidad del proyecto y la forma de contarlo, la “desnudez” y la filosofía de la producción“Yo vendo honestidad, no productos milagro, y eso es Matarrania. Una marca con valores, que cuida su producto y cada detalle y sobre todo que vende productos que funcionan”. La mayor satisfacción para la propietaria de Komkalma es cuando sus clientes le dan las gracias por recomendarles productos de Matarrania que solucionan sus problemas en la piel. “Para mí, ese es el éxito. Que mis clientes me den las gracias”.

Los próximos proyectos de Komkalma siguen un poco la estela que ya viene trabajando: la Re-educación. Charo está preparando formación sobre alimentación consciente y otros cursos en la misma línea. “Quiero que las personas se cuestionen sus creencias, que puedan ser críticas con sus hábitos y elegirlos en función de lo que les va bien a ellas y no por modas. Y no quiero que se atiborren de brócoli porque les han dicho que es muy bueno. Yo quiero que sean conscientes del porqué de cada decisión”, nos cuenta ilusionada. 

Seguro que Komkalma seguirá ayudando a sentirse mejor por dentro y por fuera a todo el que decida pasar por las manos de Charo, y nosotras le deseamos el mayor de los éxitos: que sus clientes le sigan dando las gracias.

Publicado el : 16/09/2021 20:30:54