Evitar y tratar las picaduras de mosquitos de forma natural ¿es posible?

Evitar y tratar las picaduras de mosquitos de forma natural ¿es posible?

Las picaduras de mosquitos pueden convertirse en una de las pesadillas del verano. Su presencia es inevitable y su sed de sangre también, simplemente nos muerden porque buscan nuestra sangre. Y lo curioso es que no es una necesidad alimentaria, sino de preservación de la especie. El mosquito macho se alimenta solo de néctar de flores, pero el mosquito hembra necesita ciertas proteínas para producir sus huevos, y nos pica para obtenerlas de nuestra sangre

La hembra dispone de una pieza bucal que perfora la piel y le ayuda a extraer la sangre, como una aguja de análisis. En esa operación, el mosquito inyecta saliva en nuestra piel, provocando una reacción del sistema inmunitario más o menos leve. Los vasos sanguíneos comienzan a hincharse, los nervios se irritan y comienza el picor, pudiendo venir después inflamación si nuestro cuerpo es más sensible a esta segregación.

¿Por qué siempre a mí?

Hay varios factores determinantes a la hora de que un mosquito localice y seleccione a sus víctimas. Hay estudios científicos que intentan aproximarse al por qué hay personas más propensas a las picaduras que otras, siendo una teoría bastante abordada la de que las personas del grupo sanguíneo 0 poseen ciertas proteínas muy deseadas por los mosquitos.

Lo que sí está comprobado es que se sienten atraídos por la luz, por el calor corporal y por determinados olores, ya sea el sudor, la concentración hormonal, los perfumes de algunos productos cosméticos, la concentración de bacterias (en pies, por ejemplo), el alcohol consumido (especialmente cerveza)... 

Otras formas de localizar a sus presas son a través de los colores de nuestra ropa (prefieren las ropas oscuras) o a través del dióxido de carbono que emanamos al respirar, cuanta más cantidad sea más fácilmente nos localizan.

¿Por qué destacan sobre todos al mosquito tigre?

Hay más de 3.000 especies de mosquitos en el mundo, y cada región tiene las suyas propias. El mosquito tigre es bastante reciente en nuestro país, y causó cierta alarma por ser potencial transmisor de enfermedades a través de virus y parásitos que porta en su saliva. Su tamaño es más grande, tiene rayas negras y blancas, puede picar a través de la ropa y su picadura es más dolorosa que la de otros mosquitos. Es más activo, pica a cualquier hora del día, y suele permanecer cerca del suelo, por lo que es más habitual que pique en piernas y pies.

Prevenir las picaduras

Hay remedios estructurales eficaces, como son las mosquiteras y cubrirnos el cuerpo al máximo. Pero si estamos en exteriores y sin mucha ropa, podemos tener en cuenta otros factores:

  • Principalmente podemos jugar recurrir a olores que no les gustan, que ejercen realmente como repelentes de mosquitos y que suelen tener aroma cítrico. Aquí son claves los aceites esenciales de citronela, eucalipto, lavanda, romero, limón, canela, geranio… Se pueden usar diluidos en aceites vegetales o hidrolatos para aplicar en spray sobre la piel, en quemadores o vaporizadores de esencias, en inciensos o en velas. También puedes añadir unas gotas en cualquier pulsera de cordón o tela, en ropa no se aconseja porque pueden dejar manchas.

  • Si tenemos jardín, podemos poner plantas aromáticas que los ahuyenten, como citronela, melisa, hierbabuena, geranio limón, romero, lavanda, albahaca... Incluso plantas carnívoras, que comen mosquitos.

  • Debemos evitar tener agua estancada, que suele ser un atractivo para los mosquitos para ubicar sus huevos.

  • Hay horas de mayor concentración de mosquitos, el atardecer por ejemplo es una hora crítica en la que si podemos evitar zonas infestadas mejor. 

  • Respetemos más que nunca la naturaleza y demos gracias si tenemos cerca arañas, murciélagos, lagartijas o salamanquesas, ya que hacen un gran trabajo comiendo mosquitos. También algunos pájaros, como los vencejos o las golondrinas.

  • A nivel interno, si contamos con una buena reserva de vitamina B puede ser un repelente extra. El cuerpo al eliminarla produce un olor que los mosquitos rechazan.

Me han picado, ¿cómo alivio el picor?

Por mucha prevención que tengamos, siempre corremos el riesgo de sufrir picaduras. El efecto de la saliva del mosquito, como comentábamos, crea una reacción en nuestro cuerpo: hinchazón, dolor e irritación. Podemos aplicar hielo sobre la picadura, que anestesia la zona y rebaja la inflamación. Pero el efecto pasa rápido y parece que la sangre ‘empieza a hervir’, y pica mucho. 

Un remedio muy eficaz es el Bálsamo reparador de hipérico 100% BIO de MATARRANIA, ya que esta planta ejerce una potente función antiinflamatoria, calmante y antiséptica. Podemos aplicarlo en cuanto notemos la picadura. Tarda unos minutos en hacer su efecto calmante, y es muy importante que en ese tiempo no nos rasquemos, ya que podemos amplificar la lesión e infectarla. Una vez que el picor se calma, pueden pasar horas hasta que vuelva a picar. Mientras, la piel se va relajando y desinflamando poco a poco, disminuyendo el daño. Se puede aplicar cuantas veces se necesite, siempre con cuidado de no exponer la piel tratada al sol al ser un ingrediente fotosensible.

El secreto de este bálsamo es el alto poder curativo del hipérico, acompañado del aceite de oliva y la manteca de karité, emolientes, nutritivos y calmantes. El hipérico es una planta muy habitual en las fórmulas tradicionales del mundo rural, ya que es un gran cicatrizante, ayuda a regenerar la piel dañada, ya sea por heridas, quemaduras, picaduras, eccemas… A esa cualidad se suma su función antiinflamatoria y su efecto calmante, que hace que sea el mejor remedio para aliviar dichas afecciones de la piel.

Publicado el : 16/07/2019 10:00:00