Estética Jorba: La sostenibilidad empieza con una pequeña decisión

Estética Jorba: La sostenibilidad empieza con una pequeña decisión

Anna Cunill hace más de 20 años que se dedica al sector de la estética, ha vivido y practicado casi todas las “modas” del sector, pero ahora tiene claro que el camino es la sostenibilidad. “Mi mente ha cambiado mucho, ahora prefiero utilizar marcas sostenibles y que tengan un proyecto social detrás. Que no solo vendan el producto, que aporten algo más a la sociedad. Lo que para mí es una pequeña decisión en mi negocio, genera un gran impacto en la sociedad y la mentalidad de mi clientes por ejemplo”, cuenta Anna.

Estética Jorba nació de la necesidad de conciliar la vida laboral y familiar, por eso Anna decidió que el mejor lugar para desarrollar su negocio no era un local comercial a pie de calle, si no un sitio más íntimo y reservado en el que pudiera controlar los horario de forma más flexible, “estoy más cómoda trabajando de esta manera, al final los gabinetes de estética nacieron así en oficinas y pisos, que te dan más intimidad”.

Anna ofrece en Estética Jorba tratamientos faciales, corporales, masajes y quiromasajes, fotodepilación… como ella misma nos cuenta, los servicios “de toda la vida”. Aunque en realidad Anna ya ha definido su negocio al utilizar únicamente productos sostenibles y ecológicos, así es como conoció a Matarrania.

“Matarrania me gusta por la filosofía que hay detrás de la marca y el proyecto sociolaboral, me llamó mucho la atención es que es un proyecto gestionado por mujeres, algo a lo que, por desgracia, no estamos tan acostumbradas, y me encanta”.

La sostenibilidad y la producción de los productos cosméticos es muy importante para Anna, el respeto por los ingredientes y el cuidado de la piel son los pilares básicos para apostar por una marca. “He sido masajista y los productos que más me enamoran son los corporales. Hago siempre un ritual con mis clientas y les dejo elegir el aceite corporal de Matarrania que quieren según su estado de ánimo o la energía que tengan ese día”, nos explica Anna. 

A partir del próximo mes empezará a enseñar rituales faciales sencillos para aprender a utilizar bien los productos, “es muy importante saber cómo utilizar cada producto, el proceso y los cuidados que necesita nuestra piel”.  Esta es una de las cosas que más le gusta a Anna de su trabajo, el trato directo, la cercanía y la confianza que genera con sus clientes. Por eso, sus proyectos a corto y medio plazo es seguir potenciando la atención personalizada y mimar la relación que mantiene con sus usuarios. Nosotras estamos seguras que con la delicadeza que trabaja, su buen hacer y su gran profesionalidad, Anna va a seguir triunfando con Estética Jorba.

¡Síguela para no perderte nada!

Publicado el : 30/09/2021 20:00:18