Economía circular, ¿de qué se trata?

Economía circular, ¿de qué se trata?

La economía circular es la base para ese mundo sostenible por el que todos trabajamos y que visualizamos como la única forma de vida respetuosa y responsable con el entorno. Se trata de un nuevo planteamiento de sistema económico y social en el que todo va encadenado de forma circular, fluyendo de manera natural como el propio ciclo de la vida. 

El objetivo de la economía circular es procurar el máximo aprovechamiento de recursos a la hora de producir bienes y servicios, fomentando además una reducción de consumo a todos los niveles. El sistema actual, por contra, es lineal, no controla los recursos utilizados ni el consumo, además fomenta un consumo a corto plazo, la filosofía del ‘usar y tirar’, que está llevando al planeta a una situación insostenible por la cantidad de desechos contaminantes acumulados en tierra y océanos. 

Cambio de gestión de los recursos

Todos los procesos de fabricación implican un coste ambiental desde el origen del producto o servicio hasta su fin. La economía circular no puede suprimir ese coste, pero sí plantea un sistema cíclico en el que los residuos de unos se convierten en recursos para otros. Pretende seguir el ejemplo de la propia naturaleza, en la que todos los elementos son reutilizados de forma eficiente. De esa forma, el producto debe ser diseñado para ser deconstruido, convirtiendo los residuos en materias primas.

De esa forma, a la ya conocida regla de las 3 R (reducir, reciclar, reutilizar), podemos incorporar muchas R más que nos ayuden en el firme propósito de minimizar el impacto que nuestro coste de vida supone al entorno: recuperar, rediseñar, reparar, renovar. Todo el material biodegradable vuelve a la naturaleza, y el que no es biodegradable se reutiliza y se le da una segunda vida.

Principios de la economía circular

Según la Fundación para la Economía Circular (FEC), la economía circular se basa en los siguientes principios: 

  • La eco-concepción: considera los impactos medioambientales a lo largo del ciclo de vida de un producto y los integra desde su concepción.

  • La ecología industrial y territorial: establecimiento de un modo de organización industrial en un mismo territorio caracterizado por una gestión optimizada de los stocks y de los flujos de materiales, energía y servicios.

  • La economía de la “funcionalidad”: privilegiar el uso frente a la posesión, la venta de un servicio frente a un bien. Mediante un sistema de alquiler de bienes, cuando éste termina con su función principal vuelve a la empresa, que lo desmonta y reutiliza sus piezas válidas.

  • El segundo uso: reintroducir en el circuito económico aquellos productos que ya no se corresponden a las necesidades iniciales de los consumidores.

  • La reutilización: reutilizar ciertos residuos o ciertas partes de los mismos, que todavía pueden funcionar para la elaboración de nuevos productos.

  • La reparación: encontrar una segunda vida a los productos estropeados.

  • El reciclaje: aprovechar los materiales que se encuentran en los residuos.

  • La valorización: aprovechar energéticamente los residuos que no se pueden reciclar.

Beneficiosa para las personas, las empresas y el medio ambiente

Este sistema es beneficioso para todos los actores implicados, ya que es un sistema que actúa a nivel económico y social.

  • Para el entorno: Fomenta una mejor gestión y eficiencia de los recursos naturales, ya que el planeta no es una fuente inagotable de ellos. Plantea hacerlo de manera sostenible, respetando el entorno al controlar también los residuos.

  • Para las personas: Genera nuevos empleos, ya que el sector de la gestión de los residuos representa en España miles de puestos de trabajo. Además nos ofrece un consumo responsable, al que cada vez más personas deciden sumarse.

  • Para las empresas: Asegura suministro de materias primas con costes controlados y ofrece un amplio ámbito de actividades que cubrir con la nueva industria. Además, la reutilización de recursos es más rentable que el coste de producción al crearlos de cero.

Impulso femenino para una nueva sociedad

Este nuevo paradigma ha sido impulsado por Ellen MacArthur, una deportista de élite inglesa amante del mar. Con su velero consiguió el segundo lugar en la regata VENDÉE GLOBE, en la que navegó alrededor del mundo sin escalas. Según ella misma, el estar tanto tiempo sola en su barco, gestionando sus provisiones, le hizo reflexionar y darse cuenta de la necesidad de un nuevo sistema que aprovechase de manera más eficiente los recursos. Podeis conocer más detalles de su proyecto en la web de la Fundación Ellen MacArthur.

Actualmente, la economía circular tiene cada vez más aceptación a nivel empresarial, con gran peso en las negociaciones internacionales de ámbito económico y político. La Comisión Europea, por ejemplo, ha adoptado la eficiencia de los recursos como un pilar central de su estrategia económica estructural de aquí a 2030.

Publicado el : 21/07/2020 20:00:00

Al suscribirte a nuestra newsletter aceptas que procesemos tu información de acuerdo con nuestra política de privacidad y protección de datos