Cuidar los rizos de forma natural, por Aida Tinkerbell

Cuidar los rizos de forma natural, por Aida Tinkerbell

Este post especial lo escribe directamente Aida Tinkerbell, conocida experta en el cuidado natural del cabello y, especialmente, de los rizos. En él nos da unas interesantes nociones sobre el cabello, el rizo, ingredientes, necesidades capilares... Unos sabios consejos para disfrutar de unos rizos bellos, sanos y naturales con consciencia y un poco de constancia.

¿Quieres empezar a cuidar tus rizos y no sabes por dónde empezar?

Ser rizada y saber cuidar de tus rizos es algo que nos importa si los queremos lucir bonitos y sanos. Hay millones de productos en el mercado, pero no todos son los correctos o buenos para nuestro cabello.

Cada cabello y cada rizo es un mundo, pero con esta miniguía tendréis una base para empezar a cuidar de forma natural vuestro cabello rizado y sacarle el máximo partido.

Mi lema es 'SABER NOS HACE LIBRES', y es que si tomamos consciencia de lo que usamos para nuestro cabello y piel somos libres de decidir qué usamos.

¿Tomamos consciencia?

Hace un par de años empecé a tomar consciencia de lo que estaba usando y empecé a investigar qué efecto tenían algunos de los ingredientes de nuestros productos capilares.

Empezaré por los sulfatos que quizá son un gran protagonista en esta aventura. Pero para explicaros qué papel juegan todos los ingredientes en esta historia necesitamos saber cómo funciona el cabello rizado.

El cabello rizado es seco por naturaleza, y es que los aceites naturales que segregan nuestros folículos capilares son básicos para nutrir nuestra hebra.

Os preguntaréis cómo es que un cabello liso siempre luce más bonito y brillante, y es que estos aceites se reparten mucho mejor en las hebras lisas, ya que no tienen que salvar ningún obstáculo.

¿Pero qué pasa en una hebra rizada?

Estos aceites tienen mucha más dificultad en llegar hasta la punta de la hebra y por eso tiende a secarse con más facilidad.

Por otro lado, encontramos la hidratación que aplicamos a nuestro cabello. La hebra capilar esta compuesta por varias partes, pero la capa externa que la recubre tiene una estructura de escamas.

Estas escamas que forman nuestra hebra en un cabello liso tienden a estar más cerradas, con lo que esa nutrición e hidratación que aplicamos se retiene mucho mejor en la hebra.

Pero en un cabello rizado estas escamas están más abiertas y esa hidratación también tiende a escaparse con facilidad.

Sulfatos

Así que vamos a entrar en el papel que juegan los sulfatos en esta historia rizada. Los sulfatos o SLS más comerciales los llamo detergentes, y es que en realidad así actúan en nuestro cabello, limpiando y retirando toda la suciedad y aceites naturales.

Ahora imaginaos si un cabello rizado ya es seco de por sí, ¿qué pasa si encima en cada lavado retiramos los pocos aceites que llegan a nuestra hebra? Lavado tras lavado esa hebra queda más y más seca, y además estamos desequilibrando la maravillosa fábrica natural de aceites que tenemos en nuestros folículos capilares. Esta fábrica natural tendrá que hacer horas extra para poder seguir produciendo aceites y en muchos casos produciendo tal desequilibrio que muchos de los casos de cabello graso son provocados por lavar demasiado el cabello.

Y ahora os preguntareis, y ¿qué pasa si retiro los sulfatos de mi rutina?

Primero de todo, vais a pasar por un proceso de adaptación, el que yo llamo revolución del cuero cabelludo. Y es que nuestra fábrica natural seguirá haciendo horas extra para producir estos aceites, aunque ya no lavemos con sulfatos, porque así la hemos acostumbrado.

Asumid este paso y preparaos para enfrentaros a unas semanas donde vuestro cabello tenderá a ensuciarse rápidamente y parecerá que vayáis hacia atrás.

¡Aguantad! Porque la magia sucede y vuestra fábrica natural ira reduciendo esas horas extras hasta que se encuentre con que ya no tiene que fabricar tanto aceite.

Siliconas

¿Y que otro protagonista nos acompaña a este proceso? Nuestras queridas y criticadas siliconas. La silicona es un derivado del petróleo que actúa como un maquillaje en nuestro cabello, no son perjudiciales, pero le dan una suavidad y brillo falsos que nos harán creer que nuestro cabello está sano y fuerte. Pero quitar sulfatos de nuestra rutina no servirá de nada si no retiramos también las siliconas.

Así que aquí tenemos otro paso más, pasar a productos libres de silicona. También hay un proceso de adaptación y es que una vez retiramos todas las siliconas de nuestro cabello nos encontraremos con el estado natural de nuestro cabello, y os puedo asegurar que habitualmente no es el que esperamos. Preparaos para afrontar unas semanas de cabello opaco y seco. Pero todo pasa y si seguimos la rutina que os explico a continuación conseguiréis recuperar la salud natural de vuestro cabello y con ello recuperar esos rizos soñados.

Hay tres conceptos que tenéis que grabar a fuego en vuestra mente:

  1. Hidratación, el agua de vuestro cabello: Aplicar una vez a la semana al principio y una vez cada 15 días como mantenimiento será básico en nuestra rutina.
  2. Nutrición, la comida de vuestro cabello: Cada 15 días recomiendo aplicar aceites de primera pensión en frio de medios a puntas en cabello seco y dejarlos actuar la menos una hora.
  3. Reconstrucción, el cemento de vuestro cabello. Dependiendo del daño que tengáis en vuestro cabello (tintes, alisados químicos, planchas, etc) será necesario aportar una dosis extra de proteína con tratamientos especiales una vez al mes.

¿Y cómo empezar?

  • Paso 1: Último lavado con sulfatos o detox capilar con arcillas (tenéis un video en mi canal de youtube sobre las arcillas y lo que hacen por nuestro cabello).
  • Paso 2: Usar champús, acondicionadores, mascarillas y productos de peinado libres de siliconas y sulfatos.
  • Paso 3: Recuperar la salud natural de vuestro cabello. El uso de productos naturales nos ayudará a recuperar poco a poco la salud natural de nuestro cabello.
  • Paso 4: Mantenimiento. Ser constantes en nuestra rutina será básico para conseguir mantener nuestro cabello sano y fuerte. El cuidado del cuero cabelludo empezará a ser necesario ya que es el gran olvidado en este mundo.

No os voy a decir que es un proceso fácil ni sencillo, pero sí que es un proceso que vale la pena y que hará magia en vuestros rizos.

Os animo a aprender a escuchar a vuestros rizos, ver lo que les gusta y lo que no, experimentar con productos, técnicas y tratamientos. Os animo a auto descubriros y mimaros. A respetar vuestra naturaleza y a ser libres. Porque si sabéis qué usáis sois libres de decidir qué usar para vuestro cuidado.

Descubre más consejos sobre cuidado natural del rizo en el perfil de Aida Tinkebell.

 

 

Publicado el : 24/09/2019 11:00:00