Conociendo a... Virginia Pérez Mesonero

Conociendo a... Virginia Pérez Mesonero

El deporte femenino español cuenta cada vez con más campeonas a nivel mundial que, por desgracia, aun pasan desapercibidas ante los grandes medios de comunicación. Mujeres fuertes y luchadoras a las que apoyar y de las que sentirnos muy orgullosos. Por ejemplo, Virginia Pérez Mesonero, corredora internacional de trailrunning (carreras por montaña) y de cross (en campo, pero sin altura). Con 32 años tiene un palmarés importante de victorias tanto nacionales como internacionales, y eso que acaba de empezar…

Con 15 años descubrió su pasión por correr y empezó a competir en cross, pero con el tiempo (o más bien la falta del mismo) dejó la competición y solo corría como hobby. Fue en 2015 cuando volvió a competir, y del cross pasó a las carreras por montaña y a los KV (kilómetros verticales), llegando rápido a la cima en ambos sentidos. En 2018 se proclamó campeona en la carrera Matterhorn Ultraks, en Suiza, una de las pruebas de la Copa del Mundo de Skyrunning, en la que quedó octava siendo su primer año como participante.

MATARRANIA (M): Virginia, ¿podrías resumirnos cómo son estas carreras, qué tipo de esfuerzo suponen y las emociones que te proporcionan?
VIRGINIA PÉREZ MESONERO (VPM): Las carreras por montaña se dividen en tres modalidades: kilómetros verticales, que son carreras cortas de unos 3-5km con un desnivel positivo (ascenso) de unos 1000m y que terminan arriba; carreras por montaña en línea, de entre unos 20-45km con diferentes desniveles y diferentes terrenos; y ultra trail, como las carreras de montaña en línea pero a partir de 45-50km.
Me encanta la naturaleza y me encanta correr, así que estas carreras me aportan lo que más me gusta. Estar en contacto con el medio ambiente que nos rodea es muy gratificante. Me siento en mi entorno. El esfuerzo lo da la dificultad del terreno, las subidas y bajadas, y el ritmo al que quieras poner tu cuerpo. Pero creo que todo esfuerzo merece la pena por estar rodeada de tan increíble naturaleza o de unas magníficas vistas.

M: Digamos que hasta hace unos pocos años llevabas una vida normal y de repente volviste a las competiciones por todo lo alto. ¿Qué motivó ese cambio y te lanzó de nuevo a la pista?
VPM: Siempre me ha encantado entrenar y dedicar parte de mi día al deporte. Nunca había sido muy buena ni había ganado una carrera, pero me encantaba correr, me llenaba de vida. Cuando conocí a mi pareja (nos conocimos entrenando en las pistas de atletismo), nuestra pasión por el deporte nos hizo intentar mejorar juntos. Empezó a entrenarme (aún en asfalto) y vio que tenía un gran potencial que tenía que sacar. Así empecé a motivarme cada vez más, y empecé a ganar carreras. Después sentí que necesitaba un cambio, y como me gustaba ir al monte con él (él ya corría por la montaña) me animé a salir despacito por las sendas más sencillas. Me enganchó. Me encantó. Y ya no hubo vuelta atrás. Me propuse acabar alguna carrera de montaña y... hasta ahora.

M: Has crecido imparablemente en tres años, ¿cuál es tu truco o estrategia?
VPM: Hacer lo que más me gusta en este mundo, correr. El trabajo duro, el esfuerzo, la perseverancia y la disciplina. No hay más que dar cada día lo que tienes dentro para poder mejorar. Disfrutando con lo que haces, que cada día sea mejor que el anterior.  

M: ¿Por qué crees que estos triunfos o este deporte no son visibles? ¿Qué crees que se puede hacer para mejorar la situación? Tú, MATARRANIA, nuestros lectores…
VPM: Al no ser un deporte olímpico, no cuenta con los medios necesarios para hacerse visible, ni económicos, ni mediáticos. Por tanto, no aparecen en televisión, periódicos, etc. Aunque por suerte tuve la oportunidad de aparecer en el telediario de TVE cuando gané Matterhorn. Además, el hecho de ser mujer, por desgracia aún hoy, no nos permite tener esa visibilidad. Creo que poco a poco se está avanzando, cada vez hay más carreras sobre las que realizan reportajes en televisión, hay más medios especializados implicados y se están empezando a retransmitir en streaming muchas carreras. Sólo hay que darse a conocer a toda la población, que este deporte existe, engancha y es precioso. Más difícil es dar visibilidad al deporte femenino, ya que no se nos considera iguales y no mueve a tanto espectador. Pero creo que las cosas van cambiando según cambia la sociedad, y espero que cada vez se nos tenga más en cuenta.

M: ¿Qué retos te planteas para este año 2019?
VPM: Busco mi mejor versión, busco hacer de mí una gran corredora que sepa desenvolverse en todo tipo de terreno, y divertirme en la montaña cada año más. Disfrutar de mis viajes, de mis entrenos, de mi día a día. Ser feliz al lado de la gente que me rodea y me apoya.

*Fotos en carrera de Jose Miguel Muñoz Egea

M: Sin peto de corredora, ¿quién es Virginia Pérez Mesonero? ¿Cómo es tu vida en el día a día?
VPM: Soy una persona tranquila, a la que la gusta vivir cerca del campo. Me encanta pasar tiempo con mi perra en la naturaleza. Disfrutar de las pequeñas cosas. Me gusta salir a entrenar por las mañanas que es cuando estoy con más vitalidad. Siempre estoy aprendiendo cosas nuevas y leyendo.

M: ¿Tienes alguna rutina sagrada de cuidado de la piel? O de cualquier otro tipo.
VPM: Me gusta cuidar sobre todo las partes más expuestas a las inclemencias del tiempo, como son cara y manos. Debo mantenerlas bien protegidas e hidratadas ya que sufren mucho. También los pies, esos grandes olvidados. Su cuidado es de lo más importante, ya que una molestia o incluso una pequeña herida o rozadura, puede acabar con una carrera.

M: ¿Qué opinas sobre la pasión general surgida por el running?
VPM: Creo que todos necesitamos realizarnos a nosotros mismos. No hemos venido a este mundo a trabajar, sino a vivir y disfrutar de la vida. Corriendo intentamos ser mejores, olvidamos nuestros problemas e incluso vemos mejores soluciones. Correr es una válvula de escape, una nueva ilusión para cada uno de los que nos calzamos unas zapatillas diariamente. Y a los que nos encanta pasar tiempo en la naturaleza, el trail nos hace disfrutar del entorno además. 

M: ¿Cómo sería tu combinación de vida profesional + carrera como corredora ideal?
VPM: Me gustaría poder trabajar de aquello que me apasiona, que es el deporte, y el cuidado de la salud y la nutrición; pudiendo combinarlo con los entrenos de los que tanto disfruto y tanto me aportan. Todo para dar lo mejor de mí en cada ámbito.

Sabías que…

  • Virginia nació en Guadalajara, estudió en Madrid, vive en Euskadi y tiene pensado (re)correr toda Europa.
  • Estudió veterinaria, tiene máster en calidad alimentaria y es una amante de los animales y la naturaleza. No come animales y se preocupa por hacer un consumo libre de maltrato animal.
  • Le interesa mucho la nutrición, la salud y el medio ambiente, gracias a ello conoció MATARRANIA y nosotras a ella.
  • Durante años ha contado con el apoyo de su pareja como entrenador, pero ahora se halla bajo la dirección de Rafael Flores, prestigioso entrenador de corredores de montaña.
  • En las carreras por montaña pueden llegar a subir a más de 3000m de altura, y por lo que cuenta Virginia son más complicadas las bajadas que las subidas.

Publicado el : 05/03/2019 17:00:23