Cómo hacer un buen oleato


Cómo hacer un buen oleato

Cómo hacer un buen oleato

Un oleato es un aceite que ha extraído los principios activos de las plantas mediante un proceso de maceración. Durante un tiempo determinado, las plantas se maceran en un aceite vegetal y van traspasando sus principios activos a dicho aceite, consiguiendo así unos extractos vegetales con grandes propiedades para la elaboración de remedios para la salud y productos cosméticos de alta calidad y eficacia.

En MATARRANIA se obtienen estos extractos de manera artesanal, siguiendo la tradición mediterránea en el uso de las plantas medicinales: maceración de planta fresca en aceite de oliva virgen extra, durante un ciclo, a sol y serena (ya veremos más adelante cómo es este método). Este proceso es parte del éxito y la eficacia de nuestra cosmética, ya que los principios activos de las plantas se obtienen de la manera más pura y eficaz para ejercer sus funciones sobre la piel.

Para hacer el oleato necesitamos un aceite vegetal base, plantas recién cogidas, envases de cristal o acero inoxidable limpios y amplios y un lugar en el que dejar las mezclas durante el proceso de maceración. Podemos seleccionar cualquier aceite vegetal, siempre y cuando sea virgen y a ser posible ecológico. Los más utilizados son el de oliva, girasol o almendras, pero tradicionalmente sólo se ha usado el aceite de oliva, así que siendo fieles a la tradición mediterránea de centenares de años en el aprovechamiento de las plantas para el cuidado de la salud, en nuestra cosmética bio usamos para las maceraciones sólo aceite de oliva virgen extra ecológico, que añade grandes propiedades a los beneficios ya aportados por los extractos de plantas: es hidratante, protector, tonificante y antioxidante. Y no es un aceite de oliva virgen extra ecológico cualquiera, por si fuera poco, es un aceite que además, se ha recogido cuando las olivas aún están poco maduras, por lo que tiene unos niveles extraordinariamente altos de polifenoles, los antioxidantes naturales que nuestra piel necesita para mantenerse protegida de los radicales libres que la envejecen.

Nuestro proceso de elaboración es el siguiente:

1. Recoger la planta a mano, con tijeras de podar y cesto. Lo hacemos en las más de 200 hectáreas de campo y monte que tenemos certificadas ecológicas, recolectando nosotros mismos las plantas que necesitamos para nuestras formulaciones.

2. Dejar reposar las plantas durante 24 horas sobre unas bandejas para que pierdan humedad y para que los bichillos que puedan llevar vayan buscando otra casa. ¡Hay que pensar también en ellos!

3. Realizar la mezcla, incorporando en una cántara de acero inoxidable el peso concreto de la planta y rellenando después con el volumen determinado de aceite de oliva virgen extra. Los recipientes que usemos deben estar bien limpios y totalmente secos, ya que la presencia de agua puede afectar a la conservación posterior.

4. Ubicar la maceración u oleato en un ambiente adecuado, evitando la luz directa. En nuestro caso tenemos una casita de madera en la que ponemos en práctica el método 'sol y serena': el cambio de temperatura y de luz del día a la noche ayuda a que las plantas diluyan sus principios activos en el aceite de oliva. Allí permanece durante un ciclo de 21 días, excepto el hipérico, que son 40 días.

5. Tras pasar los 21 días (o los correspondientes al ciclo), filtrar el oleato con un colador y una gasa de algodón, eliminando cualquier resto de hierba. Para almacenarlo, utilizamos depósitos de acero inoxidable, y los mantenemos en un espacio fresco y seco de nuestro laboratorio.

Este oleato ya contiene todas las propiedades de las plantas que se han macerado y que aportarán sus principios activos en las formulaciones en que se use. Son los verdaderos protagonistas de nuestras formulaciones, lo que nos diferencia como marca completamente natural y artesanal.

Nuestras maceraciones contienen un alto porcentaje de planta con el fin de que haya un máximo de principios activos, un 10%. Esto significa que por cada 100 gr de aceite, utilizamos 10 gr de planta fresca, y realmente no cabe más planta en el recipiente con el aceite. Las plantas pesan muy poco pero tienen mucho volumen cuando están frescas.

El oleato como tal no aparece como ingrediente conjunto en nuestros INCI (listado de ingredientes). Por normativa, como explicamos en nuestro blog hace un tiempo, aparece por un lado el aceite de oliva y por otro el extracto de la planta. Y al figurar los ingredientes de mayor a menor cantidad utilizada, el extracto de la planta que supone un 10% del oleato suele quedar a mitad de la lista del INCI. Pero ese aceite de oliva que suele estar de los primeros en la lista ya sabéis que cuenta con todas las propiedades y principios activos de la planta macerada, que es la que nos garantiza la eficacia en la aplicación del producto cosmético.

Publicado el : 10/07/2018 09:00:00