Cómo afecta el calor a la cosmética bio

Cómo afecta el calor a la cosmética bio

“Se me han derretido las cremas, ¿qué hago?”. Es una pregunta habitual en estos meses de verano, pero no debe suponer ningún tipo de alarma, como veremos a continuación. MATARRANIA es 100% BIO porque no usa conservantes y, aún así, la mayoría de sus productos tiene una fecha de uso preferente cercana a los dos años desde su fabricación. De todas formas, es importante tener en cuenta unas recomendaciones básicas de conservación que han de seguirse durante todo el año, pero en especial en esta época de más calor:

- Guardar el envase donde no le dé la luz solar directa y donde no haya demasiada humedad.
- Evitar someterlo a altas temperaturas (el coche en verano, radiadores, chimeneas…).
- Cerrar bien el envase después de usarlo para evitar la oxidación del cosmético.

Si los bálsamos se someten a temperaturas superiores a 42 ºC, que es la temperatura de fusión de la manteca de karité, éstos se derretirán. Si esto llega a ocurrir sólo hay que poner el bálsamo dos horas en la nevera y recuperará su textura normal.

Aunque las propiedades del producto se mantienen intactas si este se licua y se vuelve a solidificar en la nevera, es mejor no exponer la cosmética de MATARRANIA a largos períodos de tiempo a temperaturas altas, tal como ya sabéis y se indica en el etiquetado. No pasa nada si durante una mañana la crema ha estado en el maletero del coche y se ha licuado, pero no es conveniente que esté en esa situación durante semanas, porque puede llegar a estropearse.

Los otros productos de MATARRANIA que no son bálsamos, como los jabones, los serums, los aceites corporales o los tónicos, aunque no tengan el riesgo de licuarse también deben mantenerse alejados de altas temperaturas. Los aceites corporales, por ejemplo, si están muy llenos pueden llegar a verter líquido por fuera del envase, ya que el calor aumenta la densidad.

Especial atención a los nuevos bálsamos labiales

Por otro lado, los bálsamos labiales requieren una atención especial. Hay una gran proporción de manteca de cacao en su composición, y ésta se funde a los 34ºC, como el chocolate. Por lo que a temperaturas iguales o superiores a 34ºC los bálsamos labiales se derriten. Por ese motivo, vamos a dejar de servirlos hasta el 1 de septiembre. Si ya los tienes y se te han licuado, mételos en la nevera durante un par de horas y volverán a su textura habitual. Y si prevés que la temperatura ambiental en la que esté el envase pueda rondar los 34º, mantenlos en la nevera durante estos meses de verano.

Podríamos haber optado por añadir cera candelilla o carnauba a los labiales para evitar esto, tal y como hacen todas las marcas cosméticas. Pero si hacemos esto, ¡¡tenemos que calentar los aceites vegetales hasta 80ºC!! Ese es el punto de fusión de estas ceras, y a esa temperatura los ácidos grasos de los aceites vegetales se ven deteriorados y se pierden beneficios para la piel, por lo que siguiendo el compromiso de máxima calidad y eficacia de nuestra cosmética hemos optado por la manteca de cacao.

Hacemos un gran esfuerzo por conseguir ingredientes vírgenes obtenidos por presión en frío y trabajar con procesos que calienten el mínimo los ingredientes para que nuestra cosmética sea lo más eficaz posible.

Publicado el : 25/06/2019 11:00:00