Caducidad y PAO de nuestra cosmética bio

Caducidad y PAO de nuestra cosmética bio

Un cosmético natural tiene, como cualquier otro producto de belleza, una fecha de caducidad y una fecha de vida útil tras su apertura, el conocido PAO (Period After Opening). Pero su caducidad genera ciertas dudas o inquietud al tratarse de formulaciones libres de conservantes, de sustancias químicas e incluso de agua, como es el caso de nuestra cosmética bio. ¿Prima la fecha de caducidad al PAO? ¿Por qué hay tanta diferencia entre una fecha y otra? ¿Cómo sabré si un cosmético está caducado? ¿Debo usarlo si ha pasado su fecha?

Ante estas dudas, es muy importante conocer bien los conceptos que pueden marcar la vida útil de un producto y saber identificar los plazos de los que disponemos. De esta forma podremos sacar el mayor provecho a nuestra cosmética natural.

¿Qué es la fecha de caducidad?

La fecha de caducidad es el período durante el cual un producto permanece inalterado, sin ser abierto. La legislación cosmética de la Unión Europea establece que un cosmético con una duración demostrada superior a 30 meses no tiene la obligación de indicar una fecha de caducidad. En el caso de MATARRANIA no hay obligación de indicarla, pero dado que es un dato que a todos nos gusta saber la indicamos igualmente junto al número de lote en el envase.

¿Qué es el PAO?

El PAO (Period After Opening) es el número máximo de meses en los que el producto se mantiene en perfectas condiciones una vez abierto. En el envase debe aparecer indicado con el número de meses y una M, dentro de un símbolo de envase abierto. Si vemos un PAO que dice 12M significa que tiene una vida útil de 12 meses una vez abierto.

¿Por qué son tan diferentes esas fechas?

La diferencia radica en la entrada en contacto de la fórmula con el exterior. Una fórmula puede permanecer inalterable durante dos años si se mantiene aislada de agentes externos, pero echarse a perder en dos meses en cuanto se abre. Estos factores que aceleran su degradación son el aire, la humedad, la luz, la presencia de microorganismos que le traspasamos con nuestras manos… 

¿Qué caducidad tienen los productos de MATARRANIA?

Nuestros productos tienen una caducidad de entre 18 y 24 meses desde la fecha de su elaboración, lo que aparece en el envase como fecha de caducidad. Esta fecha es amplia ya que contamos con la ventaja de que no llevan agua, un ingrediente que condiciona mucho la fórmula al ser un gran detonante de contaminación bacteriana.

También nuestros envases son una gran garantía de alta caducidad, al ser de vidrio tintados semi-opacos, protegiendo el contenido de reacciones del propio envase (caso de algunos plásticos) y de la luz del sol.

No obstante, al ser nuestros ingredientes 100% naturales y ecológicos son también 100% libres de evolucionar de manera imprevista y provocar un deterioro en la fórmula antes de tiempo, aunque no sea lo habitual. 

¿Qué PAO tienen los productos de MATARRANIA?

En este caso, el plazo es más corto. El PAO de nuestros productos es de 8 meses una vez abiertos. Precisamente por esta última cuestión que tratábamos, por su origen natural, nuestras fórmulas quedan muy expuestas a factores externos una vez abiertas que pueden alterar sus propiedades si no seguimos unas indicaciones básicas de cuidado.

¿Cómo saber si está un producto caducado?

Cuando una de nuestras fórmulas se ha echado a perder lo primero que hace es cambiar su olor, siendo éste un poco rancio. Es como un mecanismo de seguridad que nos avisa de que el producto no está en buen estado y no debemos usarlo, básicamente porque no es agradable su aplicación, además de inefectiva. Otros factores que indican una anormalidad en la fórmula es un cambio significativo de textura o de color, pero estos cambios a veces se dan por la evolución del ingrediente y no significa siempre una descomposición del producto. El olor siempre será la clave.

¿Qué ocurre si uso un producto ya caducado o al que se le ha pasado el PAO?

El mayor inconveniente que tiene un producto caducado es que sus principios activos no van a realizar correctamente su función, perdiendo por tanto su eficacia. Los aceites esenciales, por ejemplo, disminuyen su concentración y pierden propiedades organolépticas rápidamente, una vez abierto el producto. Por lo general no suelen provocar trastornos en la piel, pero es mejor no utilizarlos una vez caducados. 

¿Cómo conservar los productos MATARRANIA?

La mejor forma de conservar nuestros productos y evitar que se degraden una vez abiertos, es guardarlos en un lugar fresco y seco, alejado de la luz y en su envase de origen. También debemos extremar las precauciones a la hora de utilizarlos para minimizar el efecto de los comentados agentes externos. Por ello os damos unas pautas básicas de conservación de nuestra cosmética bio:

  • Guarda el envase a salvo de la luz solar directa y de la humedad.

  • Cierra bien el envase después de usarlo para evitar la oxidación del cosmético, manteniéndolo abierto el mínimo tiempo posible.

  • Evita someterlo a altas temperaturas. No hay que guardar los frascos en la nevera, pero sí evitar, por ejemplo, dejarlos dentro del coche en verano.

  • En el caso de los bálsamos, asegúrate de tener las manos limpias antes de aplicarlos para no introducir microorganismos en el envase al coger producto.

Como siempre, estamos a vuestra entera disposición para atender cualquier duda o incidencia que tengais con nuestra cosmética bio en este sentido. Si no teneis claro que un producto está caducado o si quereis ampliar información al respecto, podeis contactarnos a través del formulario de la web, las mensajerías de las redes sociales o en el teléfono del laboratorio (978 079 029).

Publicado el : 15/10/2019 10:00:00