BeeCool, envoltorios reutilizables para nuestra cocina

BeeCool, envoltorios reutilizables para nuestra cocina

Hoy traemos a nuestro rincón de Proyectos Sostenibles a un proyecto muy cercano, en concreto de Zaragoza. Se trata de BeeCool, una marca española y artesanal de envoltorios ecológicos y reutilizables para alimentos, elaborados con telas enceradas de diseños muy divertidos. Al frente del proyecto encontramos tres parejas, una formada por el gran equipo Ana y Claudia, que a su vez arrancaron el proyecto de mano de sus parejas, Pablo y Carlos. Ellas nos cuentan en esta entrevista todos los detalles sobre BeeCool.

Hoja MATARRANIA

MATARRANIA (M): ¿Qué es BeeCool?
BEECOOL (BC): Son envoltorios ecológicos para alimentos, hechos a mano con tela de algodón orgánico y cera de abeja. Es una alternativa fácil y sostenible al papel film y de aluminio. Podría decirse que BeeCool es un gesto sencillo y sostenible para conservar tus alimentos

M: Es un proyecto común de dos parejas de amigos. ¿Cómo surgió esta sociedad? ¿Qué es lo que os impulsó a crear BeeCool?
BC: Nosotros nos conocemos desde hace muuuucho tiempo. Los envoltorios reutilizables los conocimos gracias a unas amigas de Estados Unidos que vinieron a visitarnos y utilizaban este tipo de envoltorios reutilizables para envolver sus bocadillos. Nos llamó mucho la atención cómo algo así de sencillo podía ser tan práctico. Así que, como nos gustó mucho la idea, nos pusimos a investigar y vimos que no había muchas alternativas de este tipo fabricadas en Europa, por lo que decidimos intentar fabricarlo nosotras mismas. Vimos muchos tutoriales y tuvimos intentos sin mucho éxito, pero tras varios meses de pruebas y algún que otro horno lleno de cera, por fin dimos con la fórmula perfecta para envolver y guardar nuestros alimentos. Al principio, solo fabricábamos para nuestro uso diario, como alternativa al papel film y al aluminio. Después ampliamos a fabricar para nuestros amigos y familiares, y como vimos que la idea iba teniendo éxito y aceptación, en 2017 creamos una marca y empezamos a comercializarlos. Así nació BeeCool.

BeeCool envoltorios

M: ¿Por qué quisisteis apostar por el valor artesanal y ecológico?
BC: Desde el principio, siempre hemos priorizado un producto sostenible y de calidad, y uno de los objetivos de nuestros envoltorios es generar menos residuos. Por eso queremos generarlos creando el mínimo impacto posible a nivel medioambiental, con productos de proximidad, sostenibles y ecológicos. Respecto a la fabricación artesanal, era la única manera que teníamos de poder controlar todo el proceso de fabricación por nosotras mismas.

M: ¿Cómo ha sido el camino desde vuestra primera prueba de envoltorio hasta hoy?
BC: Empezamos muy poco a poco. Nos tomamos nuestro tiempo para investigar distintas materias primas y proporciones. Fue una fase pruebas que duró varios meses, hasta que dimos con la fórmula adecuada. Hacíamos las pruebas en casa, por lo que llenamos algún que otro horno de cera, y siempre había unas cuantas cuerdas con muestras colgadas con su etiqueta. Cuando decidimos comenzar a comercializarlos, montamos un pequeño taller en casa, pero se nos quedó pequeño enseguida. Así que alquilamos un taller y contratamos a nuestra compañera Laura para poder ampliar la producción. El último paso ha sido el rediseño de la marca y tener nuestras propias telas personalizadas. Era algo que siempre habíamos querido hacer, pero hasta ahora no habíamos tenido la capacidad de abordarlo.

M: Como emprendedoras jóvenes de un proyecto sostenible, ¿qué destacarías de vuestra experiencia empresarial, tanto positivo como negativo?
BC: Ninguna de nosotras nos dedicamos exclusivamente a BeeCool. Las dos tenemos otros trabajos, yo (Claudia) soy fisioterapeuta y Ana es informática. La ventaja de esto es que no tenemos esa presión económica de tener que llegar a fin de mes, hacemos esto porque queremos y porque nos gusta, y lo hacemos de la mejor manera posible. La parte negativa sería que, al tener que compaginar los dos trabajos, parte de nuestro tiempo libre lo utilizamos para BeeCool. Por suerte, ambas tenemos cierta flexibilidad en nuestro trabajo, así que eso nos permite organizarnos más fácilmente.

Cocina sin plásticos

M: Entremos de lleno ahora en el producto, ¿qué son estas telas? ¿Para qué podemos utilizarlas?
BC: Básicamente es lo que ya hemos comentado: estas telas enceradas son la alternativa sostenible al papel film y al aluminio, y en general a todos los envoltorios de un solo uso. Se utilizan para cubrir los alimentos que quieres guardar o transportar, aplicando calor con las manos para moldear y dar la forma que desees. Puedes utilizarlas para cubrir boles u otros recipientes, así como para envolver alimentos frescos, bocadillos o snacks. Aunque realmente, una vez que te has acostumbrado a su uso y has desterrado el papel film de tu casa te das cuenta de que pueden utilizarse para muchísimas más cosas, como envolver jabones sólidos para llevarlos de viaje, cubrir tallos de flores recién cortadas, almacenar y transportar productos a granel…

M: Ya hemos comentado antes que vuestro producto es ecológico y artesanal, ¿cómo lo elaboráis y con qué materiales?
BC: Lo primero que hacemos es cortar la tela, la cortamos en tres tamaños distintos: grande, mediano y pequeño. Después planchamos esa tela para que no quede ninguna arruga. A continuación, mezclamos cera de abeja, resina de árbol y aceite de jojoba bio, que son los ingredientes con los que trabajamos, y cubrimos con esta fórmula las telas de algodón orgánico planchadas anteriormente. Una vez impregnada la tela por ambas caras la dejamos secar, y ya secas pasamos el test de calidad para que no haya ninguna imperfección, las doblamos e introducimos en su packaging. Como es un proceso de elaboración totalmente artesanal, nunca salen dos BeeCool iguales.

M: Estamos hablando de un producto que interactúa directamente con los alimentos que ingerimos, ¿es totalmente seguro? ¿No transfiere sustancias, olor o sabor a los alimentos?
BC: En otros países, los envoltorios de cera de abeja llevan en el mercado más de 10 años, con distintas fórmulas, pero siempre producidas con materias primas aptas para estar en contacto con los alimentos. En nuestro caso, hacemos pruebas en laboratorio para verificar que el producto es seguro para el contacto con alimentos, y que no altera ni el olor ni el sabor de los mismos.

M: ¿Hay alguna indicación importante en cuanto a su uso? ¿Alimentos o situaciones concretas en las que no debemos usarlos?
BC: Siempre recomendamos alejarlos de fuentes de calor, como un horno o un microondas, además de no lavarlos ni en la lavadora ni en el lavavajillas. También recomendamos no cubrir alimentos o recipientes que estén excesivamente calientes, ya que la cera se podría derretir. No se deben lavar con agua caliente, sino fría, por lo que no recomendamos usarlos directamente sobre alimentos como carne o pescado crudo. Para este tipo de casos, recomendamos introducir estos productos en un recipiente hondo y tapar el recipiente sin que haya contacto directo con la tela.

M: Pero podemos encontrarnos con olores o manchas difíciles, ¿al ser tela no queda impregnada?
BC: Es posible que algún alimento, como podría ser la cebolla, deje algo de olor en el BeeCool. Para eliminar olores, recomendamos lavar el envoltorio, dejarlo secar y meterlo unos días en el congelador. Respecto a las manchas, hay productos con tintes naturales, como la remolacha, que pueden dejar restos de coloración en nuestros BeeCool. Pero, al igual que las arrugas que pueden ir surgiendo con el uso, son solo marcas de guerra de las que puede presumir cualquier producto reutilizable ya que no alteran en absoluto su funcionalidad.

M: ¿Cuál es el mejor método de limpieza y mantenimiento?
BC: El método de limpieza y mantenimiento es muy sencillo: se lavan con agua fría y con el mismo jabón que usamos para lavar los platos. Es importante lavarlos correctamente para que mantengan sus propiedades, sin utilizar agua caliente ni tibia para que la cera no se derrita. Después de lavarlo, se deja secar al aire unos minutos o, si se prefiere, se puede secar con un trapo de tela. Ya estaría listo para guardarlo o volverlo a utilizar de nuevo.

M: Vista la buena acogida de los envoltorios, ¿os planteáis ampliar catálogo con algún otro producto?
BC: De momento estamos centradas en ampliar esta línea de producto, sacar nuevos tamaños, nuevas colecciones… Queremos crecer, pero de manera sostenible, poco a poco.

M: Nos habéis convencido, queremos comprar los envoltorios BeeCool, ¿cómo podemos conseguirlos?
BC: Ahora mismo BeeCool está disponible en más de 40 localidades, por lo que podéis escribirnos y os diremos qué tiendas tenéis más cercanas en vuestra zona. Esa es la opción para comprarlo en una tienda física. Si queréis comprarlo online, lo podéis adquirir a través de nuestra página web, www.beecool.es.

Sabías que…

  • El film transparente es un plástico resistente muy difícil de reciclar, siendo un elemento altamente contaminante y tóxico con el medio ambiente, sin entrar a valorar las investigaciones que crecen en torno a su impacto en el cuerpo humano.
  • En el caso del papel aluminio, sí es reciclable prácticamente en su totalidad, pero se consumen muchos recursos en su fabricación y también es centro de muchas investigaciones con respecto a su toxicidad hacia el organismo.
  • Los ingredientes usados en las telas BeeCool les aportan propiedades excepcionales: la cera es antibacteriana y antifúngica; la resina también es antibacteriana y además le da flexibilidad y agarre; y el aceite lo hace más suave y duradero.
  • Con un correcto uso y mantenimiento, las telas BeeCool pueden llegar a durarte un año o más.
  • Las telas BeeCool se pueden meter al congelador protegiendo alimentos, por un máximo de 4 semanas. Al sacarlo, debes dejarlo a temperatura ambiente unos minutos para poder manejarlo sin riesgo a que se parta.
  • Hay diferentes packs respecto a tamaños y estampados, pudiendo escoger en su tienda online los diseños BeeCool que más te gusten.

Equipo de BeeCool

Ana y Claudia, creadoras del proyecto BeeCool.

Publicado el : 28/01/2021 16:45:24