Ante la sequedad de la piel, date un baño de nutrición bio

Ante la sequedad de la piel, date un baño de nutrición bio

El verano es una época de sufrimiento para la piel por muchos motivos. El calor hace que expongamos zonas que durante el resto del año mantenemos protegidas, y que quedan a merced del aire, el sol, la arena, el roce… A eso se le suma el efecto del cloro o la sal sobre la piel, que altera el equilibrio del pH y debemos estar pendientes de restablecerlo. También la sequedad del ambiente hace que sea más difícil mantener el nivel adecuado de hidratación en la piel, por lo que se reseca, se escama y se agrieta más fácilmente.

Por tanto, llegamos a septiembre con la piel reclamando a gritos un nuevo baño, pero en esta ocasión un baño de nutrición profunda. Es además un gesto perfecto de autocuidado con el que iniciar la puesta a punto para el invierno, un mimo personal que marque el inicio de nuevo de nuestras rutinas y que nos permita recuperar la elasticidad, la suavidad y la luminosidad de la piel.

Baño de nutrición bio

Tras los meses de verano, solemos prestar mucha atención al rostro y al cabello, procurando devolver su equilibrio y belleza con productos nutritivos y reparadores. Pero olvidamos el resto del cuerpo, la piel que se expone también a diario y que igualmente necesita una cura y una dosis extra de nutrición para recuperar su bienestar.

Por eso te proponemos un baño de nutrición bio para todas aquellas zonas de piel más olvidadas, utilizando los productos clave de nuestra cosmética para cada zona de tu cuerpo: la gama roja de MATARRANIA, tratamientos eficaces para necesidades concretas. Cuidando con mimo cada zona de tu cuerpo, conseguirás recuperar una piel sana, suave y luminosa, y sobre todo protegida para evitar la sequedad y el envejecimiento prematuro.

Nutrir el cuerpo y calmar la mente

El cuerpo en general ha podido sentir un poco de abandono en los meses estivales, dado que nos saltamos pasos de la rutina de cuidado, y olvidamos aplicar cremas o aceites tras la ducha o tras la exposición al sol. Con los Aceites hidratantes corporales 100% BIO de MATARRANIA es fácil recuperar la suavidad de la piel, que queda nutrida y sedosa desde la primera aplicación gracias a la combinación de aceites vegetales emolientes y humectantes.

Como doble función, estos aceites aportan sensaciones aromáticas diferentes según cada versión, ofreciéndonos bienestar, calma, energía o estimulación, según nuestra necesidad del momento. Los aceites esenciales escogidos en cada modalidad nos brindan una experiencia de cuidado única:

Aceite corporal de limón, naranja y mandarina 100% BIO: sensación fresca y cítrica, ligera, que revitaliza y aporta alegría.

Aceite corporal de canela, clavo, ylang-ylang 100% BIO: aroma especiado y cálido, que da energía y tonifica.

Aceite corporal de pachuli y nuez moscada 100% BIO: envolvente y estimulante, que equilibra el estado emocional.

Aceite corporal anticelulítico y reafirmante 100% BIO: con café y cítricos, descongestionante, purificante, drenante.

Aceite corporal relajante balsámico 100% BIO: con romero, lavanda, árnica y niaulí, relaja cuerpo y mente, alivia el dolor y activa la circulación.

Zonas olvidadas que salen a la luz

Hay pequeñas zonas del cuerpo que pasan desapercibidas en el cuidado diario durante todo el año, pero que en verano necesitan una atención extra precisamente por salir a la luz y exponerlas a los agentes externos. Una de ellas es el escote, una zona que se luce mucho y que precisamente es de las primeras en manifestar signos de envejecimiento.

Pocas personas cuidan la piel de cuello y escote los 365 días del año. A veces prestamos atención a comienzos del verano, pero no siempre se consigue constancia y prevención. Para ello, es importante incorporar en la rutina una crema específica como la Embellecedora de cuello y escote 100% BIO, que nos ayude a proteger la piel y evitar el envejecimiento prematuro. Si ya tenemos signos de envejecimiento, podremos mantenerlos a raya y lucir escote terso y luminoso en tan solo unas aplicaciones.

Limando asperezas

Los pies son otra de las zonas más perjudicadas en verano, por el roce del calzado que muestra los pies al aire. La piel se endurece y se reseca, presentando asperezas e incluso callosidades y grietas si no se cuida desde el primer momento, desde incluso antes de empezar a usar sandalias. Es importante seguir una rutina de cuidado de pies básica, nutriendo a diario con la Reparadora de codos y talones 100% BIO y exfoliando y limando asperezas al menos una vez a la semana.

Los codos y rodillas también resienten la sequedad, al igual que las manos. Especialmente en esta época, en que lavamos más frecuentemente las manos y utilizamos continuamente geles desinfectantes, es importante nutrir las manos al menos una vez al día con una fórmula rica y eficaz. Usar la Reparadora de manos y uñas 100% BIO por la noche ayuda a mantener la elasticidad de la piel y evitar que durante el día las manos se resequen tanto.

Bálsamo mágico para piel dañada

A veces, por mucho cuidado que tenemos en verano y muy protegida que tenemos la piel, la sequedad del ambiente y las agresiones externas consiguen alterar la piel que sufre algún tipo de dermatitis. Para tratar la piel dañada, el Bálsamo reparador de hipérico 100% BIO es prácticamente magia, dado que calma, desinflama, alivia, protege, regenera y suaviza la piel.

Es un bálsamo curativo recuperado de fórmulas ancestrales muy populares en el mundo rural, ya que lo usaban para reparar cualquier lesión de la piel: quemaduras, picaduras, cortes, golpes… Es muy apropiada para tratar cualquier eccema, dermatitis, psoriasis, quemadura de sol, e incluso para regenerar la piel tras un tatuaje.

Publicado el : 01/09/2020 18:00:00

Entradas relacionadas

Al suscribirte a nuestra newsletter aceptas que procesemos tu información de acuerdo con nuestra política de privacidad y protección de datos