A Vecinal, muestra de que el cambio sí es posible

A Vecinal, muestra de que el cambio sí es posible

En Zaragoza hay un supermercado de barrio muy especial, A Vecinal, que no solo supone una alternativa de productos cercanos y naturales a los vecinos, sino también un ejemplo de que el trabajo en cooperativa es posible. ¿Recordais el documental Food Coop? En él un grupo de vecinos de Nueva York muestran cómo crearon su propio supermercado en el que tienen acceso a productos orgánicos, trabajando entre todos a través de una cooperativa. Cuando lo ves te puede parecer utópico y complicado de recrear, pero un grupo de amigos de Zaragoza lo vio y no se dejó influir por los temores, dieron el paso y crearon A vecinal, que es además un vocablo aragonés que significa apoyo a la comunidad, trabajo colaborativo.

A Vecinal surge porque esas personas sentían la necesidad de comprar de forma consciente, de decidir qué productos quieren consumir, de dónde vienen, a qué precio, a qué tipo de negocio apoyan con su compra… sin primar el beneficio económico, sino unos valores marcados en conjunto: soberanía alimentaria, sostenibilidad, diversidad, cooperación, empoderamiento, diversidad, justicia y ecofeminismo.

“Nuestro objetivo es contribuir al cuidado del planeta y de las personas ofreciendo una alternativa para la transformación del modelo de consumo actual que maltrata la salud de la tierra y las personas. La ilusión es lo que nos motiva y nos hace pensar en cómo evolucionar.”

Es un proyecto cooperativo con grupos de voluntarios que trabajan y aportan su tiempo como energía de trabajo. Un negocio así supone una cantidad de tareas inabarcables a nivel individual, pero fácilmente llevaderas entre una buena comunidad. Muchos de los socios no podrían afrontar un negocio propio así, pero juntos han descubierto la forma de hacerlo posible, de tener cada uno un trocito de negocio propio y desarrollo personal, de sentir que trabajan para ellos, para su bienestar y para el del barrio. Y fácilmente compaginable con sus carreras profesionales, vidas y proyectos personales.

¿Cómo han podido realizar el proyecto? Con una buena organización por grupos de trabajo y con la cooperación como base. Tras un tiempo captando socios, se repartieron las tareas formando grupos de trabajo. Cada socio participa activamente en la medida de lo posible, cumpliendo al menos con dos horas mensuales de trabajo, además de haber aportado 150€ como inversión inicial. Cuentan con varias modalidades de socios y con financiadores, quienes han aportado mayor cantidad, pero a quienes se les devolverá en un plazo de tiempo con los beneficios que genere el supermercado. El resto de los beneficios son para la propia infraestructura y crecimiento del proyecto.

El grupo motor reúne a dos o tres miembros de cada grupo, y cada semana ponen en común la actividad y estado del proyecto, además de organizar asambleas generales cada 15 días y consultas a clientes y grupos de consumo para sondear la introducción de nuevos productos. Es muy importante para ellos descubrir productores ocultos con grandes productos que ofrecer, pero que no son conocidos al tener una producción pequeña, por ejemplo.

En este supermercado no solo tienen acceso los socios, quienes pueden comprar a precio especial, sino también cualquier vecino puede hacer su compra del día a día en el barrio a un precio justo, y sabiendo que sus productos responden a ciertos criterios de selección por cercanía, calidad y sostenibilidad. Ofrece alimentación en conserva y productos frescos, cosmética e higiene del hogar, presentando a granel todo lo que les ha sido posible (cereales, legumbres, pastas, desayuno, detergentes), en su reto por evitar el plástico innecesario en los productos. Y como objetivo a corto plazo se está gestionando también la venta online.

Es un proyecto que sirve de ejemplo para todos aquellos que se lo hayan planteado alguna vez, y teman que por capital o infraestructura no es viable. En A Vecinal además están a disposición de cualquier interesado para explicar cómo han gestionado la organización, en pos de que surjan nuevos proyectos similares. MATARRANIA tiene el placer de encontrarse en sus estanterías, como marca cercana y sostenible, pero sobre todo de haber conocido un poco mejor los entresijos de este proyecto y compartirlo con vosotros, con la esperanza de que ilumine alguna otra bombilla y demostrar que el cambio que promovemos sí es posible.

A Vecinal se encuentra en la calle Jardines Aguilar de Ebro 1, en Zaragoza.

Publicado el : 27/06/2019 15:00:00