¿MATARRANIA o Matarraña? - MATARRANIA

Cuna de nuestra cosmética bio, el Matarraña, la Toscana española

                                                       

MATARRANIA le debe el nombre a la tierra que la ve nacer, a la comarca del Matarraña, bañada por las frías y salvajes aguas del río Matarraña.

Su proximidad al Mediterráneo suaviza este entorno, dando carácter a un territorio de frontera, en que la variedad de culturas ha configurado unas gentes y unas costumbres enriquecidas, con una singularidad que ha sabido conservarse a lo largo del tiempo.

El Matarraña alterna bosques y montañas con llanos y riberas, y está salpicado por 18 pueblos pequeños, tallados en piedra, que parecen abandonados en el tiempo y recuperados para el visitante que, atento, descubre en sus rincones la autenticidad del medio rural.

Como Valderrobles, la capital de la comarca del Matarraña, una preciosa localidad medieval con un gran patrimonio arquitectónico. Conserva un bonito puente de piedra del siglo XIV, que da acceso al casco antiguo, un entramado de callejuelas empinadas que llevan hasta el imponente castillo. Situado en la parte más alta del pueblo, junto a la iglesia de Santa María al Mayor, desde donde hay unas magníficas vistas del valle del río Matarraña.

Beceite es el corazón natural de la comarca, el punto de partida de diferentes excursiones. Por ejemplo, la ruta del Parrizal remonta el curso del río, pasa por un espectacular desfiladero y está adaptada con pasarelas de madera. O la de la Pesquera, donde está permitido el baño en las piscinas naturales del río Ulldemó.

Un espacio especial es el santuario de la Virgen de la Fuente, un conjunto Patrimonio de la Humanidad, situado en un entorno muy bucólico, al lado del río. Está a dos kilómetros de Peñarroya de Tastavins, donde está el laboratorio y las oficinas de MATARRANIA, un pueblo con mucho encanto y donde se puede visitar el Centro Paleontológico 'Inhospitak', de Territorio Dinópolis.

Una autenticidad que MATARRANIA ha sabido recuperar y mantener en sus productos, y liderarla como bandera de su esencia. Calidad de materia prima, pureza de las fórmulas y sumo respeto por el entorno.