¿Cómo cuidar la piel madura de forma natural?

¿Cómo cuidar la piel madura de forma natural?

¿Cómo cuidar la piel madura de forma natural?

Desde que nacemos el proceso de envejecimiento se inicia, pero no es hasta casi los 25-30 años cuando se empieza a hacer evidente el paso del tiempo en la piel. Aunque es un proceso natural e inevitable, pueden aliviarse sus efectos y evitar un envejecimiento prematuro de la piel con un estilo de vida saludable y el uso de cosmética natural. 

Al ir sumando años la piel pierde elasticidad, turgencia y tonicidad, se vuelve más frágil y fina. El envejecimiento de la piel aparece por factores internos y externos. El clima, la radiación solar, la contaminación, además de hábitos no saludables, como una mala dieta, el tabaco, etc. perjudican la piel. A nivel interno, la genética y el sistema hormonal afectan al envejecimiento. Durante la menopausia se reducen los estrógenos, las hormonas sexuales femeninas, acentuando el envejecimiento natural de la piel.

Con el paso del tiempo la piel se vuelve más delgada y débil. La epidermis, la parte más superficial, se adelgaza y debilita y la dermis, la parte más profunda, también disminuye y se vuelve irregular. Se pierde colágeno, que da firmeza a la piel; se reduce la elastina, responsable de la elasticidad, y disminuyen las grasas y ácidos que retienen la humedad. Los melanocitos, las células que contiene el pigmento, encargados de broncear la piel, se vuelven menos eficaces, eso reduce la protección de la piel ante el sol y la aparición de manchas.  

La piel madura necesita de una rutina básica: limpieza, tonificación e hidratación, pero con un extra de principios activos para reforzar la piel. MATARRANIA cuenta con una gama exclusiva para pieles maduras, con una concentración máxima de polifenoles y ácidos grasos esenciales antioxidantes, indicada a partir de los 40 o 45 años de edad. Toda la gama contiene en su composición el aceite de oliva virgen extra verde, obtenido de olivas no maduras, porque tienen unos porcentajes más elevados de polifenoles, antioxidantes naturales, importantísimos para la salud de la piel. Para obtener este aceite la recolección es muy temprana y el rendimiento de la extracción es muy bajo, son aceites picantes muy aromáticos e intensos que raras veces se encuentran en el mercado para su uso alimentario.

Rutina bio para piel madura:

Primero una buena limpieza con un jabón suave y natural como puede ser la Mousse de Jabón, después es esencial  que tonifiques tu piel. El Tónico regenerador de piel madura está especialmente formulado con principios activos de flores que ofrecen un cuidado y protección antioxidante intensos. Tonifica, refresca y restaura el PH de la piel, regenera la dermis y atenúa las arrugas gracias a sus propiedades reafirmantes.

Durante el día usa una hidratante adecuada a tu tipo de piel: seca, sensible o mixta. También tenemos la Embellecedora de cuello y escote que da elasticidad y firmeza a esta zona, regenerando la piel y nutriéndola en profundidad, gracias a su elevada concentración de aceite de avellanas. Es una zona de la que habitualmente nos olvidamos, pero que debe cuidarse, porque pierde fácilmente la elasticidad y firmeza.

Para un cuidado especial, por la noche, recomendamos el Serum facial regenerador y reafirmante con una cuidada selección de aceites vegetales para un profundo efecto reafirmante y atenuador de arrugas. Para pieles sensibles recomendamos el uso del Aceite de rosa mosqueta enriquecido por su potente acción antioxidante. Estos dos últimos úsalos por la noche, ya que la rosa mosqueta es fotosensible y puede producir manchas. Por la mañana notarás sus efectos, despertarás con una piel tersa y luminosa. 

Cuida tu piel, pero recuerda...

“Las arrugas del espíritu nos hacen más viejos que las de la cara”
Michel Eyquem de Montaigne

Publicado el : 07/03/2017 10:18:08