Cómo aprovechar la primavera al máximo

Cómo aprovechar la primavera al máximo

Cómo aprovechar la primavera al máximo

Ya está aquí la primavera, un ansiado baño de luz y sol que ya pedían a gritos nuestro cuerpo y nuestra mente tras los meses de invierno. El sol ejerce una gran influencia sobre nuestro organismo, por eso sentimos esa necesidad del cambio estacional y la celebramos con entusiasmo. Como dice el refrán 'La primavera la sangre altera', y es que en realidad nuestro cuerpo sufre un cambio hormonal importante en esta época. La luz incrementa la producción de serotonina, una hormona que nos hace sentir más felices y motivados. También estimula la glándula pituitaria, que disminuye la secreción de melatonina, la hormona que regula el sueño y que al reducirse nos hace estar de mejor ánimo. Además, tomar un poco de sol diario ayuda a disminuir la presión sanguínea y a reforzar nuestras defensas.

Por tanto, estamos ante un refuerzo de energía importante a nivel interno que podemos aprovechar para disfrutar lo que nos ofrece el entorno. ¿Qué planes podemos organizar para aprovechar al máximo la primavera?

– Un paseo por el campo, con tranquilidad y dispuestos a relajar la mente disfrutando de los nuevos olores, colores y elementos. La primavera es la estación de las flores por antonomasia, la más hermosa y alegre del año para cualquier amante de la naturaleza. Podemos ver nacer las nuevas flores de temporada, como las amapolas, malvas, dientes de león, jara, lavanda... También sentiremos el potente olor del tomillo y el romero, presentes prácticamente en toda la geografía española.

– Un día de campo organizando por ejemplo un picnic natural y sostenible, que no deje ningún tipo de huella de nuestra estancia. Es un placer disfrutar de nuestros hobbies en plena naturaleza, como leer, dibujar, hacer punto u otras manualidades, y si nuestra pasión es la fotografía esta época nos brinda sin duda auténticas imágenes irrepetibles. Si el plan es con niños, podemos hacerles una ruta en la que enseñarles a reconocer las flores y árboles más comunes, aparte de preparar juegos que en el día a día, por estar en espacios reducidos, no podemos realizar.

– Realizar ejercicio al aire libre. Running, senderismo, yoga, incluso una sesión de meditación o relajación que pueden proporcionarnos mayor bienestar al ser conscientes de que estamos en plena naturaleza. Caminar a buen ritmo también es una gran opción para quien no pueda o no guste realizar una actividad de mayor intensidad, aunque en este caso importa que sea continuo durante al menos 20 minutos, sin parar y sin bajar el ritmo.

– Descubrir nuestra localidad. Podemos disfrutar también del ambiente primaveral dentro de nuestro pueblo o ciudad, dedicando una tarde a la semana para visitar zonas que no conozcamos, o para explorar a fondo los mercados al aire libre.

– Consumir los alimentos de temporada, a ser posible de cultivo local y ecológico. Esta época es muy generosa en cuanto a frutas y verduras, la mayoría de ellas se encuentran en su mejor momento de sabor, textura, madurez y precio, y consumiéndolas evitamos el impacto medioambiental que provoca el traer alimentos fuera de temporada. Frutas: aguacate, arándanos, limón, naranja, níspero, fresa, fresón, cereza, frambuesa, albaricoque, piña, pomelo, ciruela, pera y plátano. Hortalizas: alcachofas, habas, guisantes, calabaza, espinacas, acelgas, puerros, espárragos, rábanos, apio, cebolla, lechuga, zanahoria, remolacha, ajo tierno, patata nueva, repollo.

– Plantar un huerto en casa. Sin duda la primavera es la mejor época para iniciarse en este terreno, porque las semillas necesitan de mucho sol para germinar. Es una gran opción sostenible para los amantes de la naturaleza que quieran cultivar sus propios alimentos, que obtienen de manera más económica, saludable y sostenible. Cuidar un huerto es una de las tareas más enriquecedoras a nivel personal, nos acerca a la naturaleza y a nosotros mismos, y puede ser una actividad divertida para llevar a cabo en familia. Eso sí, requiere su tiempo, su esfuerzo y su formación, por lo que debemos recurrir a expertos que nos orienten y ayuden, como por ejemplo Planeta Huerto.

– Revisa tu rutina de belleza. Puede ser un buen momento para plantear algún cambio, sobre todo para asegurar la protección de la piel ante el sol y ante las posibles alergias que la puedan alterar o irritar. Si estás en proceso de adaptación de cosmética convencional a cosmética natural ecológica, anímate a dar un nuevo paso introduciendo productos bio que cubran esas necesidades de la piel. En caso de que tu piel se sensibilice estos meses nada mejor que tratarla con productos bio libres de químicos, fragancias y aceites esenciales, como la gama para piel sensible 100% bio de MATARRANIA. Ante la exposición solar, busca un fotoprotector a base de filtros físicos que proteja tu piel del sol de manera segura, natural y respetuosa con el medio ambiente. Te puede servir de ayuda en tu búsqueda este post de Organics Magazine que explica los aspectos clave a tener en cuenta.

– Comienza algún proyecto que tengas pendiente o lleva a cabo alguno de tus propósitos de año nuevo que aún siguen en la lista de espera. Como dijo Tolstoy: “La primavera es la época de los proyectos y de los planes”. Aprovecha este extra de energía y renovación para invertirla en ti mismo, haciendo algo que te llene, que te guste y te haga ilusión.

Publicado el : 23/03/2018 11:16:34