Clementine, un paraíso de cosmética bio

Clementine, un paraíso de cosmética bio

Clementine, un paraíso de cosmética bio

Clementine es un gran portal de cosmética orgánica de nuestro país. Y a conciencia digo portal y no tienda online, dado que en su web no solo encontramos cantidad de productos bio sino que también podemos obtener todo tipo de información sobre este tipo de cosmética. Así, de primera pasada, te encuentras con marcas aún por descubrir y con indicaciones que te enseñan cómo elegir bien tus cosméticos. Y ya, terminando de navegar, te das cuenta de que ¡tienen una tienda física en Bilbao! Si eres de la zona seguro que ya la conoces, pero si no es inevitable soñar con hacer una visita y cotillear entre esos estantes con los ojos como platos para asimilar bien todo.

La tienda Clementine, en pleno centro de Bilbao, nació en 2014 como resultado de una inquietud personal. Su creadora, Leticia Yanguas, era una apasionada de la cosmética en general, pero un día descubrió la cosmética orgánica y todo cambió. Se instruyó, buscó y, ante la falta de tiendas especializadas en su zona, vio claro que esa era su nueva misión: dar a conocer las bondades de la cosmética orgánica y ofrecer todas aquellas marcas que acababa de descubrir y que la habían cautivado por su calidad, por su origen bio y por su peculiaridad.

La selección de marcas es lo que caracteriza a Clementine. Comenzaron con 25 marcas de cosmética libre de tóxicos, ahora cuentan con 60. Esa selección responde a un criterio muy firme por parte tanto de Leticia como de Daniel, su socio. Buscan marcas respetuosas con la piel pero que además tengan un punto diferenciador, algo que las haga únicas, ya sea por el uso de un ingrediente especial, por no usar agua en sus formulaciones, por su origen exótico o por ser totalmente desconocidas en nuestro país. Tienen muchas marcas consolidadas en sus países de origen pero que aquí apenas se conocen, y les apasiona buscarlas y traerlas para presentarlas a sus clientes. Para ellos MATARRANIA es una firma única, tanto por sus formulaciones como por sus valores, por lo que está presente desde el inicio y sus productos encajan muy bien, por su calidad y su amplio surtido.

Hoy día tienen una clientela fija muy variada, que les demanda productos tanto de alta gama como de producción local como totalmente novedosos. Pero Leticia nos cuenta que el comienzo fue duro precisamente por este criterio de selección. El cliente que ya era consumidor de productos bio no encontraba sus marcas conocidas, desconfiaba y se iba; el cliente consumidor de cosmética convencional entraba por el reclamo de 'Cosmética sin tóxicos' y al no encontrar sus texturas y aromas habituales se iba. Pero quizá ese mismo criterio fue el que les posicionó rápidamente como un comercio bio diferente, eso y la atención personalizada en todo momento, tanto en la tienda como en el ecommerce que inauguraron un año después.

Clementine es por tanto un gran paraíso de marcas interesantes por descubrir, de nuevos aromas o texturas, todas ellas seleccionadas bajo un firme criterio de selección eco y con un equipo asesor para despejar todo tipo de dudas y consultas. Como ellos mismos se definen, es un "universo de cosmética sin tóxicos, eficaz, fresca y de tendencia en todo el mundo”.

Publicado el : 31/01/2018 20:20:12